sábado, 30 de octubre de 2010

Desde Rusia con amor...

.....
Hola,
Mi nombre es Elena, tengo 33 an~os y te escribo desde la provincia rusa. Yo trabajo en la biblioteca y despue's de mi trabajo me permite el uso del ordenador siempre que sea posible. Me parece mu'ltiples lugares en Internet, y me decidi' a escribirte esta carta.
Tengo una hija de 9 an~os de edad, su padre nos abandono' y vivimos con mi madre.
Debido al clima insoportable calor durante este verano casi todas las patatas y verduras marchitas conseguir en nuestro jardi'n. Muchos bosques se quemo'. Esta'bamos condenados a la inanicio'n, y pasamos todos nuestros ahorros para comprar varios sacos de patatas para el pro'ximo invierno (que es terrible, porque el precio de la papa se convirtio' en 2-3 veces ma's caro que en el u'ltimo an~o).
.............
La crisis en nuestra regio'n que recientemente ha cerrado el trabajo de mi madre, y ahora nuestra situacio'n muy difi'cil.
Gas y la electricidad son muy caros y no podemos darnos el lujo de calentar nuestra casa nunca ma's.
El invierno esta' llegando y el clima se vuelve ma's fri'o cada di'a en nuestra regio'n. La u'nica forma posible para calentar nuestro hogar es utilizar una estufa porta'til que el calor con la quema de madera. Tenemos madera de ahorro en nuestro granero y esta estufa se calienta nuestro hogar durante todo el invierno, sin costo para nosotros.
Desafortunadamente no podemos comprar esta cocina en nuestro mercado local porque el valor de esta estufa es 7.880 rublos, y es muy caro para nosotros (equivalente de 196 euros).
Rezo para que usted nos puede ayudar. Si usted tiene alguna estufa porta'til de edad, y si no lo use ma's, estaremos muy agradecidos si usted puede donar a nosotros y organizar el transporte de la estufa para nosotros (que vivimos a 200 km de Moscu'). Estos hornos son diferentes, por lo general son hechas de hierro fundido y pesan alrededor de 100 kg.
Saludos desde Rusia,
Elena.
PD Traduje este mensaje con el traductor de Google. No se' el idioma espan~ol y le agradeceri'a si usted puede contestar a mi en Ingle's, ya que he estudiado esta lengua en la escuela. Gracias.
........
* Reproduzco la carta tal cual la recibí. O sea que si os sobra alguna estufa y queréis mandarla a Rusia, Elena y su familia dejarán de pasar frío, y os estará muy agradecida. La cuestión es: ¿cuánto cuesta enviar una estufa a un lugar situado a 200 km. de Moscú, más o menos de 196 euros? Lo ideal es que algún lector de este blog que viva cerca de los alrededores de Moscú y que le sobre una estufa, claro, quiera regarlársela a Elena. En fin, espero que no falten voluntarios para llevar a cabo tan noble acción.
......

12 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Alguno irá con la estufa a la espalda Fernando.

Un abrazo.

AGUS dijo...

Fernando, con semejante reclamo no faltarán estufas. Creo que a Elena le dará para montar una ferretería. Y dos.

Un abrazo.

G. Sea dijo...

No hay duda es la misma Elena que el año pasado por principios de noviembre se presentó en la bandeja de correo de mi trabajo. También trabajaba en una biblioteca y el resto de la carta era más o menos así, luego de verterla del inglés al castellano: “Mi nombre es Elena y tengo una hija, de nombre Angelina, de ocho años de edad, cuyo padre nos ha abandonado. Por ahora vivimos con mi madre. Debido a la reciente crisis financiera, mi madre perdió su trabajo, por lo que nuestra situación avisa con tornarse complicada. Los precios del gas y de la electricidad en nuestra región son demasiado elevados, por lo que calentarnos en nuestro hogar se nos ha acabado. La llegada del invierno está a la vuelta de la esquina; el tiempo cada día se torna más frío. Así como nos asusta, no sabemos qué hacer. La única posibilidad de caldear nuestro hogar es mediante un horno a leña. Nuestra región abunda en madera y el horno calentaría el hogar durante todo el invierno y sin excesivas cargas. Por desgracia, no podemos comprar tal horno en nuestra ciudad, pues sale por 8.195 rublos rusos. El equivalente a 191 euros; coste que no podemos permitirnos. Si usted tuviera cualquier tipo de horno portátil, de hierro fundido, al que no piense darle uso nunca más, les estaríamos grandemente agradecidos si nos lo donase, además de embarcárnoslo hasta nuestra dirección, a unos 200 kilómetros de Moscú. Espero noticias suyas. Elena y mi familia. Rusia.

Fernando Valls dijo...

G., si nadie le llevó la estufa y sigue pasando frío, lo normal es que insista en su petición, con el invierno que se avecina...

Pedro Herrero dijo...

Ya sé que no tiene nada que ver con el tema, pero aprovecho para deciros que el viernes 12 de noviembre, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, Juan Pedro Aparicio, Luís Mateo Díez y José María Merino ofrecerán una lectura de microrrelatos (un filandón). Yo vendré desde Barcelona para verlos. ¿Alguien más se apunta?

Fernando Valls dijo...

Pues, ese es todo un acontecimiento, Pedro, que no habría que perderse.
Y para los que no lo hayáis hecho, y para abrir boca, os aconsejo la lectura de `Los males menores´ (Austral), de Luis Mateo Díez, uno de los grandes clásicos del microrrelato.

Abol dijo...

También hay que regalarle ropa a la pobre Elena.En la foto se ve que pasa frío...

También recuerdo que te escribió una tal Mariya. ¿Qué será de ella?

Объятия,
Лилиан

Bajo una coliflor dijo...

La enternecedora carta de Elena también es Literatura, ¿no te parece? Un abrazo
Primitivo

Fernando Valls dijo...

Lilian tiene razón, habría que regalarle también algo de ropa a Elena. ¿Cómo no hemos caído?

Menosquemarx dijo...

Es exactamente igual a la que he recibido yo. Cosa que, por otra parte, no significa nada.

Pilar dijo...

Nadie se ha dado cuenta de que la de la foto es Giselle Bundchen? la top model, la ex de Leonardo Dicaprio... si la bibliotecaria tuviera ese físico... ni seguiría en su pueblo, ni necesitaría una estufa..

Fernando Valls dijo...

Pues, claro que nos hemos dado cuenta, Pilar, por eso mismo la he escogido para hacer de bibliotecaria helada. Saludos.