viernes, 15 de octubre de 2010

ANTONIO SERRANO CUETO sin pijama

......
Acaba de aparecer Fuera pijamas, libro de microrrelatos de Antonio Serrano Cueto, publicado por Debarris, en colaboración con el Ayuntamiento de Montcada. El 15 de octubre, a las 19,30, se presenta en Montcada; y el 5 de noviembre en Cádiz. A continuación damos una muestra del libro.
........
.......
"Fuerzas de la naturaleza"

........
Por el momento, sólo asoma la cabeza de la diosa, la cara virginal y los cabellos dorados que luego habrán de agitarse al soplo conjunto de Céfiro y su amada Cloris. Delante del cuadro, los visitantes de la Galería Uffizi asisten expectantes. Un turista contempla el cuadro con mirada profesional. Las valvas del molusco comprimen el cuello de Venus, que pugna por salir ante los ojos atónitos de Flora. Cuanto más empuja la naturaleza su cuerpo desnudo hacia arriba, tanto más aprieta la concha díscola, afanados todos sus miembros en el empeño de estrangular el nacimiento, en especial dos finísimos tentáculos que se arrollan en torno al cuello, secretando una sustancia viscosa, violácea, voraz. El turista sabe que la diosa, sola y desvalida, está sufriendo en el parto, y se pregunta dónde están las demás divinidades, por qué permiten que una simple concha marina frustre la llegada del motor principal de Universo. Deberían actuar, aunque sólo sea por interés propio, para que Amor y su hermanastro Eneas no falten a su cita con la leyenda. Cercano el trágico desenlace, por la galería corre un celador buscando asistencia médica. Pero el turista no está dispuesto a que el trabajo aborte sus merecidas vacaciones florentinas.
.......

14 comentarios:

sergio astorga dijo...

Fernando: ese libro esta de frac. Muchos lectores tendrá.
Por lo pronto me resigno con mirar.

Un abrazo desde acá.
Sergio Astorga

Propílogo dijo...

A comprar, sin duda. Y luego a comprar otra mesilla; que ya no me caben.
Tiene Antonio algo sorprendente. Cuando le leo en su blog, me da la impresión de que cada escrito es un parto sin dolor (que no será, supongo), porque el resultado suele ser de una profesionalidad medida, pero sin ruidos, sin luces... No sé... un amigo mío jugaba a baloncesto, siempre metía las canastas de tres; los demás le mirábamos, y él, como si nada. Leer a Antonio es algo parecido.
Saludos
Gabriel

Herman dijo...

Mis felicitaciones para Antonio por esta merecida publicación. Me haré raudo con el libro. Siempre he apreciado su escritura (elegante, docta, sutil). Un abrazo.

AGUS dijo...

Supongo que el título es una clara declaración de intenciones en la línea que apunta Gabriel. Y el micro escogido un claro exponente. Desnudez de formas aparentes. Me encantó la pieza, me haré con el resto.

Mis felicitaciones el autor y un abrazo a ambos.

Víctor dijo...

Pues nada, después de leer ese micro, habrá que leer ese Fuera pijamas. Aunque ya lo había pensado hacer después de rigurosas visitas a su blog. Este micro me gustó, por mostrarnos lo que ocurre antes de la estaticidad de un cuando boticheliano. Un nuevo punto de vista del arte.

Abrazos.

Pedro Herrero dijo...

Estuve en la presentación del libro y me fundí con Antonio en un abrazo tan cálido que incluso salió a relucir en los parlamentos del moderador. Se llenó la sala de la Casa de la Vila de Montcada i Reixac, de un público entregado que disfrutó tanto de la lectura de algunos textos como de los comentarios del autor, divertidos y ocurrentes. Me gustaría explicaros la historia de la foto de la portada, pero dejaré que sea Antonio quien decida si es oportuno darla a conocer. En cambio, no le pediré permiso para chivaros que, tras el acto y en compañía de dos damas gentiles (a las que se unió una tercera, de personalidad igualmente arrolladora) nos fuimos a cenar. Y que fueron cayendo, primero las cañas, luego el tintorro, más tarde el orujo y el brandy, y para cerrar una caipiriña dedicada expresamente por el barman. Y que ya de madrugada, el bueno de Antonio seguía tan fresco como una rosa. Eso sí, comentando que la noche en Catalunya, al menos para la gente del sur, resulta un tanto fresquita.

Rosana Alonso dijo...

Me pasa como a Propílogo no me caben ya en la mesilla, ni en las estanterías todos los libros pendientes de leer.

Enhorabuena a Antonio por este hijo
fruto de la minuciosidad y el trabajo.

Ginés S. Cutillas dijo...

Felicidades Antonio.

Hala, otro paseo hasta la librería.

Abrazos,
Ginés

Fernando Valls dijo...

Pedro, a tu ya consolidado prestigio como comentarista de microrrelatos, habrá que añadir ahora el de cronista de salones, género que cultivó Proust con maestria.
Gracias a todos por vuestros comentarios.

Antonio Serrano Cueto dijo...

En una breve parada en la estación de Zaragoza, antes de coger el autobús rumbo a Alcañiz, entro en la nave y leo vuestros amables comentarios. Gracias a todos, en especial a Fernando, que, a pesar de andar tan ocupado por tierras de ultramar, ha encontrado un hueco para colgar esta entrada e incluso un comentario. Y, cómo no, a Pedro, en cuya compañía pasé una estupenda velada. Sólo faltó que Pedro me diera la sorpresa de que pronto publicará un libro con sus excelentes microrrelatos, o, por qué no, con sus espléndidos comentarios. Es algo que ya se retrasa, Pedro, y muchos esperamos con impaciencia. Un abrazo a todos.

Angeles dijo...

Microrrelatos con clase, clámide y categoría. Muy gaditano también, profundamente clásico, intenso. Un buen libro y un autor más que blasonar para reafirmar que los micros no son majaderías ingeniosas, como pretenden algunos, sino un género literario con todo merecimiento.

Pedro Herrero dijo...

Gracias, Fernando. Antonio, me queda más mili que el Capitán Trueno cuando era cabo. No obstante, el mes que viene me voy a Madrid a buscar editor. Así, por el morro, y de paso a estirar las piernas. Un abrazo.

Isabel González González dijo...

Merecida recompensa para un trabajo tan bien hecho. Enhorabuena, Antonio. El título me intriga muchísimo: 'Fuera pijamas'. ¿Por qué? Tendré que comprarme el libro.

Hiperbreves S.A. dijo...

Enhorabuena al autor y en buena hora para los lectores. Felicidades a todos.

Te leeremos, Antonio.