viernes, 24 de septiembre de 2010

Setenil 2010, finalistas


Se ha hecho pública la lista de libros finalistas del VII Premio Setenil 2010, convocado por el Ayuntamiento de Molina de Segura (Murcia).

Los hábitos del azar, Francisco López Serrano (Renacimiento).
Teoría de todo, de Paula Lapido (Tropo).
Un koala en el armario, de Ginés S. Cutillas (Cuadernos del Vigía).
Atractores extraños, de Javier Moreno (InÉditor).
Fantasías animadas, de Berta Marsé (Anagrama).
El menor espectáculo del mundo, de Félix J. Palma (Páginas de Espuma).
Azul ruso, de Patricia Esteban Erlés (Páginas de Espuma).
De mecánica y alquimia, de Juan Jacinto Muñoz Rengel (Salto de Página).
Bajo el influjo del cometa, de Jon Bilbao (Salto de Página).
El mes más cruel, de Pilar Adón (Impedimenta).

* El jurado que decidirá el ganador estará presidido por Andrés Neuman y compuesto, además, por María Dueñas, Ramón Jiménez Madrid y Manuel Moyano.


Como no conozco varios de estos títulos, no puedo hacer un pronóstico. Pero  a la vista del conjunto de los libros presentados, echo de menos unos cuantos que me parecen de tanta calidad, y a veces muy superiores, a algunos de los designados como finalistas que sí he leído. Son los siguientes:
Picnic y otros cuentos recíprocos (Institución Cultural El Brocense), de Gonzalo Calcedo.
Mirar al agua. Cuentos plásticos (Páginas de espuma), de Javier Sáez de Ibarra.
El anorak de Picasso (Candaya), de José Ántonio Garriga Vela.
Conozco un atajo que te llevará al infierno (e.d.a.) y Premonición (Paréntesis), de Pepe Cervera. 
También debería estar entre los finalistas Algunos hombres... y otras mujeres, de Isabel Núñez, pero no me atrevo a asegurarlo porque este libro se ha publicado en la editorial Menoscuarto.
Otro año más, sin embargo, el prejurado del premio nos llama la atención sobre varios autores de los nada sabía hasta ahora, como Francisco López Serrano, Paula Lapido y Javier Moreno. Habrá que leerlos.     

Estancos del Chiado (Paralelo Sur), de Fernando Clemot, cuya cubierta reproducimos, fue el ganador del año anterior.

12 comentarios:

manuespada dijo...

Pues te recomiendo el libro de Paula Lapido, Fernando, es muy bueno, escrito con mucho gusto desde un punto de vista muy personal, pero me temo que lo tendrá difícil al ser su primer libro (me da que estas cosas suelen tenerlas en cuenta para este tipo de premios), así que mi apuesta es Jon Bilbao, es un libro muy bueno que hace honor al anterior, "Como una historia de terror".

Juan Carlos Márquez dijo...

De los que he leído, "Bajo el influjo del cometa" me parece la propuesta más sólida. Está pulcramente escrito, es muy inquietante e invita a la reflexión. Desde mi punto de vista de lector, tiene mucha pregnancia. Desde mi punto de vista de escritor, es el libro en el que la distancia entre lo que se quiere decir y lo que se acaba diciendo es más corta, casi inexistente.

Germán dijo...

He leído todos, y creo que los candidatos más fuertes son Jon Bilbao, Pilar Adón y Berta Marsé. Cada uno en su registro, son magníficos. Aunque, sinceramente, si me tuviera que decantar por un ganador, "El mes más cruel", de Pilar Adón, sin duda. Por calidad literaria, seriedad, proyección y altura. Son cuentos de una rareza diamantina, nada apegados al aquí y al ahora, el típico libro que trascenderá. Literariamente está a años luz del resto. Otra cosa es que se quiera premiar algo más accesible.

FERNANDO CLEMOT dijo...

Apenas he leído la mitad de los finalistas y los cinco me parecen muy dignos de estar ahí. No he leído los diez libros por lo que no puedo dar ninguna opinión. Parece que el favorito tendría que ser Jon, es un muy buen libro, pero, al menos en el Setenil, hay campo para cualquier sorpresa.
No estoy muy de acuerdo con lo que señala Juan Carlos de la distancia, creo que la narrativa es el territorio de las distancias y los laberintos, pero espero poder discutirlo pronto tomando una cerveza.
Por otra parte que un premio de narrativa breve genere debate es una noticia estupenda.
Trataré de leerme el resto de los finalistas para tener una opinión.
Un abrazo a todos y que gane el mejor.

Marta María López dijo...

Apuesto por Bajo el influjo del cometa, de Jon Bilbao.

Juan Carlos Márquez dijo...

Fernando, yo creo que el libro de Jon es más de control en su autoría que de deriva o laberinto. Creo que cuando nos tomemos la cerveza los tres, se lo preguntaremos a él.

FERNANDO CLEMOT dijo...

No hablaba del libro de Jon, Juan Carlos, me parecía que lo señalabas como una característica general positiva que destacaba en el suyo.
Sí, es un libro de control, contenido, evidentemente.
Te escribo luego.
Un abrazo a todos.

Bel M. dijo...

Pues yo creo que se merece más atención, mucha más de la que recibe, Isabel Núñez y su "Algunos hombres... y otras mujeres". Es una lástima que esta escritura realmente diferente no haya sido seleccionada.

Angeles dijo...

Habida cuenta de que yo no doy ni una, pues este año sólo reseñé, llevada por una gran admiración, los libros magistrales de Isabel Núñez, no seleccionada, y de Angel Olgoso, no presentado, afirmo que ganará quien diga el jurado, sin aceptar presiones. He leído siete de los elegidos para la gloria de esos escasos euros, en comparación con los que puedes ganar con un concurso de novelas, ninguno para decantarse de forma tajante. Ginés, Paula, Berta, Jon, Patricia, Pilar o Félix J. Palma, puede ganar cualquiera.

Bel M. dijo...

Por otra parte el no estar apegado al aquí y ahora no garantiza nada. Cervantes estaba completamente apegado a su aquí y a su ahora y...

Miguel A. Zapata dijo...

Suerte al ganador/a. Hay varios libros que me han hecho disfrutar bastante este año. Como la emoción de las quinielas es gratis y, entre gente coherente, no debe suponer agravio alguno, mi predicción se orienta a los dos que considero más solventes: "De mecánica y alquimia" de Rengel y "Bajo el influjo del cometa", de Bilbao, a poca distancia. Estilos distintos de corte clásico, obras muy potentes.

Isabel González González dijo...

Enhorabuena a todos y una particular emoción por encontrar al koala entre los finalistas. Tiene mérito 'colar' un libro de microrrelatos en un premio semejante. ¿Tal vez sea porque es muy bueno? Bien por Ginés.