sábado, 26 de junio de 2010

Un muerto en la cocina

..........
En "La costumbre de casa", relato que recuerdo siempre porque consigue tratar con sutil humor una situación seria, recogido en los Cuentos del Barrio del Refugio (1994), de José María Merino, un padre de familia, tras fallecer de forma inesperada, no logra acostumbrarse a la soledad de su nuevo estado, en el que se aburre, y decide volver con los suyos, de ahí que reaparezca en la cocina de su casa, para ir adaptándose poco a poco a su definitiva condición de difunto. A la sorpresa y el desconcierto inicial que produce la aparición del espectro, sigue la preocupación y el cansancio crecientes de la mujer y los hijos, así como la búsqueda de una solución que acabe con tan anómala situación. La familia se rebela por no encontrar natural dicha situación, sino morbosa; en fin, la historia culmina con la decisión de ignorarlo, de no hacerle caso al espectro y seguir con su vida como si nada, como si no estuviera, puesto que quizá realmente no esté...
El cuento de Merino me ha vuelto a venir a la memoria leyendo a Blas de Otero, el verso final de su poema "El obús de 1937" (Hojas de Madrid con La galerna, 2010), que dice:
"Un muerto en la cocina es algo perfectamente serio".
......
.......
* La caricatura de Blas de Otero es de LPO.
......

8 comentarios:

Betlem Aguiló dijo...

Habrá que leerlo!

Anónimo dijo...

Ya tengo en mi poder Historias de otro lugar. En cuanto acabe Siglo XXI empiezo con Merino. Desde que leí La glorieta de los fugitivos quería leer sus relatos.

Es un idea brillante la del relato. Hay un relato de Dino Buzzati en Sesenta relatos, titulado Los amigos, trata de un buen hombre fallecido que va visitando a sus amistades y descubre que se molestan(más que asustarse o alegrarse). Al final se va a unas ruinas y así explica Buzzati la tendencia de los fantasmas a habitar lugares lúgrubes o despoblados, nadie los quiere ya, pobricos.
Un saludo
Rosana A.

Fernando Valls dijo...

Rosana, habrá que leer el cuento de Buzzati y compararlos. Gracias.

Anónimo dijo...

Fernando no pretendía buscar similitudes ni comparar los relatos. Son temas tratados de distinta forma, lo que me llama la atención de los dos es la brillantez de la idea. Vamos que es de esas ideas que me hubiera gustado tener.

Un saludo cordial
Rosana A.

Víctor Sáez dijo...

Hola
He tenido la suerte de haber leido ese relato, magnífico, de J.M. Merino. El juego de las relaciones entre vivos y muertos siempre me ha gustado y de hecho lo utilizo en mis escritos a menudo. Espero que "Historias de otro lugar" también aporte temas parecidos, tan bien resueltos como el citado.
Saludos,
Víctor Sáez.

Anónimo dijo...

Sicut cervus desiderat ad fontes...:

[...]
Un golpe de ataúd en tierra es algo
perfectamente serio.
[...]
A. Machado
______

Francisco Bueno

Fernando Valls dijo...

Tienes razón, Francisco, el verso de Blas de Otero es una paráfrasis del que citas de Antonio Machado, que pertenece a un poema que empieza diciendo "Tierra le dieron una tarde horrible", recogido en `Soledades. Galerías. Otros poemas´ (1907). Así lo señalan Sabina de la Cruz y Lucía Montejo en la ed. de la `Poesía escogida´ (Vicens Vives), del poeta vasco. Parece que Blas de Otero tenía toda la poesía española en la cabeza y una memoria prodigiosa.

Hosting y Dominios dijo...

Buen recomendado, fue un placer disfrutar de tan hermosa lectura.