miércoles, 16 de junio de 2010

El Bloomsday en Sevilla

.... ......
Hoy se celebra en Sevilla el Bloomsday. El 16 de junio es el día en que transcurre la acción del Ulises, de Joyce, novela publicada en 1922. El caso es que desde 1954, todo los años, durante la citada fecha, numerosos dublineses, a los que se suman admiradores procedentes de todo el mundo, salen a la calle para rememorar los episodios de la narración, en una especie de fiesta conocida como Bloomsday, en honor del protagonista del libro, Leopold Bloom. Y desde el 2004 vienen sumándose al rito otras ciudades. La última quizás haya sido Sevilla. Eduardo Lago, joyceano confeso y excelente escritor, cuenta hoy en El País, que "nada de ello es comparable a lo que sucede en la capital de Irlanda y sus alrededores, donde el espíritu del Ulises se apodera de toda una comunidad, en una suma de espectáculos que comprenden desde actos culturales, incluida la lectura completa del texto (realizada en numerosos puntos), dramatizaciones de episodios, paseos callejeros, bailes y toda suerte de actividades presididas por el signo de un abierto desenfado". Y aunque el número de festejantes que haya leído la novela completa sea muy escaso, o ninguno, el mito no sólo se mantiene vivo, sino que crece año tras año. Desde hace unos pocos, un pequeño grupo de escritores españoles se ha sumado a los festejos en Dublín, creando, además, la Orden de los Caballeros del Finnegans.
......
Aprovechemos la celebración para formular dos preguntas:
1) ¿Qúe episodio preferís de la novela?,
y 2) ¿Cuál es vuestro Joyce favorito, la obra que más os interesa del autor irlandés?
......

10 comentarios:

Jesus Esnaola dijo...

Leí "Ulysses" hace ya muchos años, en inglés. La verdad, querido Fernando, es que no entendí nada. Recordándolo ahora creo que quizá todo se debió a que era demasiado joven. En realidad es una certeza ahora que pongo fecha a los recuerdos; de hecho, aún no había aprendido el inglés.

En serio, sin extenderme, creo que lo que más me gusta es el capítulo, donde Leopold va al funeral de su amigo Paddy Dignam, perdón si lo he escrito mal, como te decía mi dominio del inglés es poco dominante.

Un abrazo

NáN dijo...

Así de memoria, no recuerdo el número o nombre, pero el de la playa en la que hay unas mujeres y unos niños y una se da cuenta de que Bloom la mira y se está masturbando, mientras de una ermita cercana salen cantos religiosos.

Déjame añadir otro, porfa: el monólogo de Molly Bloom.

Sin duda, Ulises es la obra que más me interesa. (solo hay un par de episodios que me resultan fatigosos).

JMGL dijo...

Siempre me ha gustado el inicio, en la torre, cuando el gordo Buck Mulligan prepara su afeitado.

Pedro Herrero dijo...

Del Ulises, yo me quedo con el monólogo de Molly Bloom, tanto en la versión castellana de José Mª Valverde, como en la catalana de Joaquim Mallofré (que no renuncia a los errores ortográficos para resaltar el uso incorrecto de la lengua por parte del personaje). Hace mucho tiempo vi en televisión una versión teatral de este monólogo, pero no recuerdo quién la interpretaba.

Como texto favorito me quedo con Los muertos (incluído en “Dublineses”). Su monólogo final me pone la carne de gallina. Aunque reconozco que la película de John Huston tiene parte de culpa de que sienta debilidad por ese texto.

Fernando Valls dijo...

Pedro, debiste ver la versión que Sanchis Sinisterra hizo del monólogo para la actriz Magüi Mira.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Lo que más me gusta es la diversidad de estilos bajo el mismo paraguas de la novela. En cuanto a los pasajes que prefiero, son la disquisición shakespeareana en la Biblioteca Nacional y la garrulería del "Ciudadano" en el pub.
Pero coincido con Pedro Herrero: me parece insuperable "Los Muertos". Y los minutos finales de la película de Huston, desde el momento en que quedan a solas Gabriel y Gretta a la frase final, son estremecedores.
Aprovecho para dejar constancia de que el Bloomsday se celebra en Sevilla desde el año 2000. Ahora lo hemos retomado tras un paréntesis de tres o cuatro años. Hay mesa redonda con Eva Díaz Pérez, Juan José Téllez, Mercedes de Pablos y Mercedes de Pablos. Este año no podrá venir García Tortosa, el más reciente traductor de Ulises. Luego, lectura de pasajes y visita al pub Flaherty en busca de riñones y cerveza.

Alfredo J. Ramos dijo...

Suscribo apuestas ya citadas, lamento no ser más original, pero es así: el monólogo de Molly Bloom me sigue poniendo la piel de gallina y las venas esponjosas, y «Los muertos», y especialmente desde la forma en que la mostró Huston, es difícilmente superable. (Por cierto, la escena del final, con la melancólica e imposible nostalgia por lo que pudo ser otra vida, siempre me ha parecido "gemela" de la escena de Eyes Wide Shut en la que Nicole Kidman le confiesa sus sueños secretos a un literalmente estupefacto Tom Cruise; da la impresión incluso de que Kubrick está citando...; no sé qué opinaréis.). Feliz Bloomsday a todos, que además ha traído de la mano, aunque sea con mucho retraso, una reparación para la injusticia del Bloody Sunday.

NáN dijo...

Vi a Magüi Mira interpretándolo y fue genial. Pero no recordaba que fuera de Sinisterra.

Me ha gustado mucho que, aparte del monólogo, hayamos elegido episodios distintos. Refuerza el valor de la novela.

Fernando Valls dijo...

Nán, en aquella época Sanchis Sinisterra (quien, por cierto, andaba por La Central el día de la presentación en Madrid de la antología `Siglo XXI´) era su marido.

Anónimo dijo...

Voy a contestar primero a la segunda pregunta (así en parte contesto a la primera).

Mi obra favorita de James Joyce es Retrato del artista adolescente, cuyo personaje central Stephen Dedalus aparece en el Ulises.

Por ese motivo, por Stephen Dedalus, leí el Ulises. Me gusta la primera parte, los tres primeros episodios (evidentemente porque aparece Stephen Dedalus como protagonista absoluto). También se quedan en la memoria los ya mencionados (Molly Bloom y Los muertos). Es un libro que exige dedicación por parte del lector, lo leí una sola vez(y no seguido sino por estapas), será cuestión de repetir ahora que ha pasado el tiempo. Lo que me gustaría mucho (algún día lo haré) es pasar el Bloomsday en Dublín y beber una buena pinta de Guinness.

Un saludo

Rosana A.

PD Se me olvidaba, también me gustaron en su momento los relatos de Dublineses.