jueves, 20 de mayo de 2010

ORLANDO ROMANO

.....
"Deslealtad"
.....
Él se entretuvo frente a unos licores importados. Yo, inquieta, me solté de su mano para correr hacia el estante de los juguetes. Me cautivó una muñeca rubia de vestido lila.
-¿Me la compras, papi?
No me escuchó. Unas alegres piernas de mujer lo habían hipnotizado por unos segundos. ¡Tres segundos! Lo odié con cada célula de mi cuerpo. Y hay una parte en mí que aún permanece dolida, porque desde ese momento sé que hasta el más bueno de los hombres, incluso el que más te ama, siempre acaba por asomarse a la traición, aunque más no sea por tres segundos.
......
......
"Nada es igual"
.......
La gota de lluvia baja raudamente por el vidrio del ventanal, como si desesperara por suicidarse. Cuando él estaba conmigo estas cosas tan tristes no ocurrían.
......
"Cerditos azules"
......
Cuentan por ahí que si estás haciendo el amor con tu pareja, y en algún momento piensas en dos cerditos azules bailando un tango, es porque esa persona con la que estás no te quiere con la intensidad con la que dice hacerlo.
Afortunadamente, a nadie que esté haciendo el amor se le ocurrirá pensar, ni siquiera por un segundo, en dos cerditos azules bailando un tango.
......

.......

* Micro-Autobiografía. Desde muy joven escribí historias. Pero recién a partir de los 30 años empecé a ganar algún dinero, no mucho, con mis obras. Mi vocación nació en la lejana Buenos Aires, ciudad netamente materialista (tanto tienes, tanto vales). Durante una década no hice otra cosa más que leer, escribir y enriquecer (en lo que buenamente podía) mi escritura.
Era muy pobre. Trabajos periodísticos ocasionales y otros que poco tenían que ver con mi oficio (duros, rústicos) me proporcionaron, a veces, comida y ropa más o menos decente.
Hoy miro hacia atrás, hacia aquel tiempo de formación y aprendizaje, y me pregunto de dónde saqué el valor para entregarme así a la literatura... Cómo hizo aquel tímido y solitario muchacho que yo fui para inventarse aquella calma, aquella esperanza, aquella determinación... En Buenos Aires, ciudad que adoro, pude haber sido aniquilado por la vida.
.......
* Las imágenes son de David Stoupakis.
......

17 comentarios:

No Comments dijo...

Buenísimos micros, cuánto nos queda por hacer para llegar a los talones de estos artistas.

Un saludo indio

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Aplaudo a Orlando. Por sus micros excelentes.
Aplaudo al escritor que venció al tímido y solitario muchacho, y que hoy embelesa a los lectores.

Saludos cordiales.

Isabel dijo...

Estos micros me parecen tan redondos como el nombre del autor.

Gracias y saludos.

manuespada dijo...

El micro "Nada es igual" me parece una obra maestra, Literatura pura. Alguien que escribe algo así no se merece pasar hambre por dedicarse a escribir.

EdicionesAbsalon dijo...

Un blog muy interesante, sobre todo por dar cabida a tantos autores dispares y con textos tan magníficos.

Felicidades desde aquí a su magnífico y completo blog.

En Ediciones Absalon, una editorial nacida en Cádiz, los lectores de su blog también pueden encontrar libros de temática muy variada: desde narrativa y filosofía, a deportes, historia o ensayo... incluso de cocina. Les invitamos a todos ellos a que visiten nuestra web donde pueden ver nuestras últimas novedades y también adquirir los ejemplares que deseen. www.edicionesabsalon.com

Entre nuestros títulos pueden encontrar algunos tan interesantes como "El Ritual.Proyecto UR-21", de Javier Castro, "Las aguas del tiempo", de Antonio Puente Torrecilla, "Once minutos. Un encuentro entre Adolf Hitler y George Elser", de Rafael Sierra, "La sombra vencida", de Daniel Heredia, "Recorrido sentimental por la ciudad de Cádiz" (3ª edición), de Belén Peralta, "Los diablos del mar. La odisea de la Burla Negra" (2ª edición), "Entre la hiel y el almíbar", de Juan Antonio Palacios, "El último trovador.Paco Palacios, El Pali", de Antonio Ortega, o "Deliciosos pasteles. El mundo de los cupcakes", de María Gómez Martín. Por supuesto hay muchos títulos más, y esto es sólo una muestra de nuestro vasto catálogo.

Isabel González dijo...

Qué manera de escribir tan sencilla y profunda al mismo tiempo, tan encantadora. Yo como Manu me he enamorado de "nada es igual", pero los tres segundos de odio recordados con rencor no tienen desperdicio y lo de los cerditos azules es tragicómico.

Gracias Fernando por estas pinceladas sugerentes y motivadoras.

Araceli Esteves dijo...

Me parecen excelentes los tres textos.
La fotografía me resulta de lo más espeluznante, me recuerda a una pesadilla recurrente que tenía de niña. En medio de cualquier sueño, generalmente en la mejor parte, tenía que esconderme para vomitar una interminable cinta de raso. Yo tiraba y tiraba y la cinta nunca acababa de salir. Por dios qué angustia.

Jesus Esnaola dijo...

Me gustaron mucho los tres relatos. No conocía a Orlando.

Un abrazo a los dos.

Citopensis dijo...

Coincido con Manu Espada, "Nada es igual" es una obra maestra.

Grande.

Anónimo dijo...

Me gustan los tres pero coincido con Manu, Nada es igual es excelente.
Un estilo diferente, una manera propia de escribir micros.

Un saludo


Rosana A.

Gemma dijo...

Un abrazo fuerte, Orlando. Me gustaron mucho tus micros.

Balam dijo...

Celebro que lleguen estos escritos a mi vida. "Nada es igual" es impresionate. La imagen maravillosa. El comentario de Araceli Esteves acerca de un viejo sueño reiterativo, sin duda tremendo. Vamos Orlando, espero que pueda encontrar más de tu obra en breve.

Orlando Romano dijo...

Agradezco enormemente a quienes dejaron sus comentarios sobre los textos. En un momento especial en mi vida, esto me alienta y me anima, no saben cuánto. Mil, mil gracias. Con mi amistad.

Martín dijo...

Un placer encontrar a Orlando por aquí. Siento una gran admiración por sus textos y tengo el placer de haberlo conocido personalmente. No conocía su autobiografía. Ahora, sus textos son aún más interesantes. Un abrazo

Hiperbreves S.A. dijo...

"Nada es igual" me parece una genialidad. Exquisito. Una obra maestra como comentan mis amigos Manu Espada y Citopensis.

José Antonio Fernández dijo...

Una maravilla. "Nada es igual" es perfecto.
Felicidades al autor.

arbre violet dijo...

Es uno de los blogs con un clara materia de creación y construcción de la palabra que pocas veces se encuentra.

Le agradezco por sus aportes. Es algo fantástico, escribir en sólo líneas una gran historia. De esas que el corazón enamora y concretiza en la verbalización.

Me gustaría hablar con el sr. Orlando, su autobiografía me recuerda mucho a la persona que aquí está terminando de escribir.

AGB