viernes, 5 de febrero de 2010

El juguete de Marsé

.....
En un artículo clarificador ("La revuelta de los catalanes", El País, 16 de enero del 2010), como suelen ser los de Antonio Elorza, apuntaba que "Montilla y los suyos" se encontraban como los personajes de Juan Marsé, "encerrados con un solo juguete". No sé si Elorza recuerda que el único juguete con el que disfrutaban los personajes de Marsé, en la novela del mismo título, no era precisamente el patinete que aparece en la cubierta de la edición de Debolsillo, sino que se trataba del sexo. Ojalá que los colegas de Montilla anduvieran perdidos por esos andurriales... Mucho me temo que se encuentran perdidos en asuntos mucho menos gratos. Aunque eso sí, en la impeorable compañía de los elementos de ERC. Cuando Marsé publicó esa novela, en 1960, tenía 27 años y su único juguete, confesado, al menos, era una máquina de escribir.
..... .......

6 comentarios:

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Yo también leí el artículo de Elorza y era clarificador y estupendo, tienes razón, como casi todos los suyos. Me temo que de sexo, con el estrés que deben llevar, poco, poquito... Ahora andan con la especie de que quieren gobernar en solitario después de haber estado picando piedra (creo que es casi textual la expresión) durante siete años. A buenas horas mangas verdes. Cuando le ven las orejas al lobo; después de habernos hecho tragar carros y carretas; depués de tanta actitud confusa y de tanto ataque indebido; después de errar el tino tanto tiempo; después de tanta actitud ambigua.
Muy buena entrada. Un abrazo, Javier.

Fernando Valls dijo...

Decir, podrán decir misa, pero a los electores se les puede engañar sólo unos pocas veces, aunque los votantes españoles, catalanes incluidos, tenemos unas tragaderas sin parangón, Italia y Argentina aparte.

Anónimo dijo...

Mucho me temo que en su caso el juguete no es un patinete, ni el sexo, aunque sea de un amante bilingüe. Que más quisiéramos. Muchos tenemos la impresión de que el juguete somos nosotros, aunque no vivamos en Cataluña.
Juan Gracia Armendáriz

Hiperbreves S.A. dijo...

Me parece que bajan turbias las aguas en la política catalana... muchos gallos en el mismo corral y ¡cuidado, que viene Laporta! Esto se pone bueno (por malo).

Respecto a la obra de Marsé, no la he leído, ¿la recomiendas, Fernando?

Fernando Valls dijo...

Raúl, de Marsé te recomiendo que leas, si no lo has hecho, Últimas tardes con Teresa, Si te dicen que caí, Ronda del Guinardo y los cuentos de Teniente Bravo.

adu1 dijo...

Ni sexo, ni ná. ¡Garambainas! Con eso juegan.