domingo, 21 de febrero de 2010

CRISTINA GARCÍA MORALES

.... ....
"Antes loba"
.....
No me había dado cuenta de que aquello era una hazaña caballeresca o una performance feminista. Gritar tu nombre a las tres y media de la madrugada que serían, con las manos abiertas a los lados de la boca, a tres grados bajo cero enfrente de tu portal, durante minutos, cinco, diez, en tacones, hasta que apareciste. Para las lobas esto es algo espontáneo, no lo meditamos. Es nuestro normal proceder. A ti, en cambio, te parece una hazaña caballeresca o una performance feminista y me llamas loca. Sí, te amo, pero yo nunca declararía mi amor a voces. Yo tengo un pudor. Lo de anoche es lo que yo hago cuando el olfato de loba me dice que voy a echar un polvo grandioso y encuentro tu teléfono apagado y tu timbre roto.
.....
Y ahora tú bromeas. Sana y discretamente te jactas de que una mujer despierta al vecindario para encontrarte. Con cualquier excusa me pides que grite tu nombre y tú haces como que gritas el mío. A mí no me ofende, sabes que es difícil que me ofenda, no por tener un orgullo débil sino todo lo contrario, sabes que mi orgullo es de hierro. Mi orgullo está lejos de tu portal. No me ofende, pero tu insistencia hace que me plantee si verdaderamente fue una hazaña caballeresca o una performance feminista y no debo, porque si empiezo a tomarme estas cosas, genuinas de loba, cierto, pero naturales de loba, como algo excepcional y cinematográfico me agobiaré, haré planes y con los planes llegarán las decepciones, y lo peor de todo, empezaré a pavonearme como te pavoneas tú. Creeré que soy especial por ser loba y entonces ya no seré loba. La seducción de las lobas es huraña. Las lobas no tienen plumas, no se ofertan, no regatean. Entre lobas nos reconocemos y nos ignoramos. No hay mercado de lobas.
....
Si me creo especial por ser loba me convertiré en una mujer ansiosa y llena de escrúpulos, en una princesa. Sonreiré mucho, tendré cómplices princesas, adquiriré una dignidad perfumada, tendré competidoras princesas. Si me convierto en princesa me perseguirán muchos hombres, o al menos me tendrán presente, y algunos serán príncipes como tú, pero si me convierto en princesa tendré que rechazarlos a veces queriéndolo y a veces sin quererlo, a los príncipes y a los no príncipes. Tendré que reprimirme, tendré que exagerar las hazañas caballerescas o las performances feministas cuando por fin me decida a emprenderlas, esperar aprobación y si no frustrarme, pero podré desquitarme con alguno de los muchos hombres que me tendrán presente y frustrarlos a ellos. No estoy dispuesta, no tengo ni tiempo ni fuerzas ni moral suficientes. Antes loba que perra en celo. Lo de anoche no fue ni una performance feminista ni una hazaña caballeresca, mi príncipe, pero tú piensa lo que quieras.
...... ......
* Cristina García Morales (Granada, 1985) estudia Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Granada. Es autora del libro de relatos La merienda de las niñas (Cuadernos del Vigía, 2008). En el curso 2007-2008 disfrutó de una beca como residente en la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores (Córdoba). En el 2002 y el 2006 ganó el Certamen Andaluz de Escritores Noveles en la modalidad de relato y novela corta, respectivamente, aunque en realidad se trataba de un libro de relatos. Ahora, me cuenta, está intentando acabar su primera novela. Este microrrelato es inédito.
......

8 comentarios:

Stultifer dijo...

Me encanta encontrar un blog lalmado así. Slaudos. Stultifer

gonzalo dijo...

me acuesto con lobas y siempre despierto un poco herido, pero mucho más vivo.

Anónimo dijo...

Antes loba que sencilla, bromas aparte me ha gustado el micro.Otro ejemplo de decir sin decir.

Un saludo



Rosana A.

Ginés S. Cutillas dijo...

Tengo el honor de ser una de las primeras personas en haber presentado a Cristinita en público en una de sus primeras lecturas, pero más aún, el honor de que ella me devolviera la presentación años más tarde en una de mis últimas lecturas en Granada. ¿Qué decir de ella? Grande escritora, muuuy grande.

Besos a la colega Shandy.
Abrazos para Fernando.

Isabel González González dijo...

Potente voz, fluida escritura y aplomo. Me gusta.

Cristina García Morales dijo...

Qué bien que os guste la loba. La tenía escondida porque me parecía más bien lobeznilla, indefensa. Las lobas no hieren: son heridas. Se arañan y se muerden por la noche sin darse cuenta, como los niños chicos.

Beso shandy a Ginés-shandy-máquina de soltería.

ChicoDeOro dijo...

Admiro a Cristina. Tengo su misma edad y también escribo relatos y poemas, he ganado también algún certamen fuera y dentro de Granada, lo único que yo no he tenido la suerte de poder estudiar una carrera y dedicarme a ello que es lo que más me gusta en el mundo, escribir.

Fernando Valls dijo...

Pues, ahora, ¿Juan Manuel?, acaba de aparecer publicada su primera novela, `Los combatientes´, en la editorial Caballo de Troya. Saludos.