viernes, 25 de enero de 2013

Lydia Davis

....
....
"La madre"
....
La chica escribió un cuento. "Sería mejor si escribieras una novela", dijo su madre. La chica construyó una casa de muñecas. "Sería mucho mejor si fuera una casa de verdad", dijo la madre. La chica hizo un cojín para su padre. "¿No hubiera sido más útil un edredón?", dijo la madre. La chica excavó un pequeño hoyo en el jardín. "Sería mucho mejor si excavaras uno grande", dijo la madre. La chica excavó un gran hoyo y, dentro, se echó a dormir. "Sería mucho mejor si te durmieras para siempre", dijo la madre.
...
...
* Apenas nada sabíamos de la escritora norteamericana Lydia Davis (Northampton, Massachussets, 1947) hasta que Seix Barral publicó en el 2011 sus Cuentos completos, en versión del poeta y narrador Justo Navarro, que aparecieron en inglés en el 2009. Pero, además, Lydia Davis ha traducido a su lengua a autores tan significativos como Flaubert, Proust, Maurice Blanchot o Michel Leiris. De todas formas, donde dice cuentos completos, debería decir cuentos y microrrelatos completos, género este último en el que también es una auténtica maestra. Una autora en ambos géneros muy recomendable.
....

10 comentarios:

Francis Black dijo...


Me gustó mucho el libro. Hay un cuento en que explica una historia sobre su estancia en Francia que también la explica Auster en el libro EL cuaderno rojo, también traducción de Navarro.

Rosana Alonso dijo...

Precisamente tengo su libro pendiente de leer, ahora estoy con La habitación de atrás de Carmen Martín Gaite y otras lecturas. He leído algunos al azar y me han gustado mucho. Me gusta su prosa concisa y filosa.

Juan Serrano dijo...

¡Coño, con la madre!

L.P. dijo...

El micro de muestra es muy bueno, supongo que el libro será mejor aún.
Gracias por la recomendación.

Saludos

Miguel A. Zapata dijo...

Lydia Davis ha sido hasta ahora una autora casi ignota para el lector medio. La traducción de Navarro es muy acertada, traslada a nuestra lengua con precisión el tono misterioso, evocador y de peligro inminente que imprime la autora a sus textos. Me parece una escritora imprescindible desde ya, cercana al mundo de ligera perversión poética de Alejandra Pizarnik, de eso terrible que se agazapa en cada pequeña cosa sin aparente importancia: las palabras, lo cotidiano o lo minúsculo. Una pequeña maravilla.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Llevaba ya un tiempo mirando este libro de Lydia Davis con cierta lascivia, Fernando, pero no tenía referencias de confianza.

Después de esta recomendación y de lo que comenta M A Zapata, creo que mi relación con estos cuentos dejará de ser platónica.

Un abrazo,

Miguel A. Zapata dijo...

Por cierto, Pedro, se me había pasado, ahora aprovecho ya que estás por aquí: estupendos tus textos breves, que no conocía. Tienen una contundencia fantástica. Muy grata sorpresa.
Saludos.

Anónimo dijo...

Yo tampoco he visto muchas referencias a este libro, pero sí una reseña entusiasta en
Revista Turia
Número 101-102
Marzo / Mayo 2012

Saludos
María José de Diego

checha dijo...

Fácil recriminar, difícil alabar. Hay especialistas en críticas destructivas y en oraciones condicionales referidas al pasado: si........, entonces........ía. Pretendiéndolo o no, son capaces de minar la autoestima, coartar la libertad de seres creadores y creativos.
Leeré ese libro de madre elevada a "ser universal", pues son, somos muchos, los que adoptamos estas miradas destructivas hacia los demás.

Elysa dijo...

Antes de comentar he estado navegando por la web de la biblioteca y… ¡no me lo podía creer! ¡Está! Ya lo he reservado.
El micro que has publicado me ha motivado a leer el libro.
Gracias.

Besitos