domingo, 27 de enero de 2013

ANA TAPIA

.....
La impronta
.....
No me gusta la persona que soy cuando vuelvo a esta casa. Aquí mandan mis padres, y me tratan como a un niño grande que ha olvidado las normas.
Se come a medianoche, y no antes ni después. Se sale a cazar en grupo. Nunca solo: odian la iniciativa individual.
–Pero yo ya no hago esas cosas –protesto.
–Qué cosas –me miran con lástima, como si hubieran criado un hijo tonto.
–Cazar. Humanos, me refiero.
No me gusta esta casa, no me gusta su impronta, ni el color de las bombillas o la sangre seca sobre las alfombras. Mis padres nunca han destacado por su pulcritud.
Me descubren haciendo las maletas.
–Has cambiado, cariño –dice mamá.
–¿De dónde sale esa culpabilidad? –murmura mi padre–. Es tu naturaleza, hijo.
–He dejado embarazada a una chica –suelto yo–. No se cómo, pero lo he hecho. Vais a ser abuelos. Deberíais limpiar un poco la casa.
Y mis padres, que jamás se han asustado por nada, se sientan ahora en el borde del sofá, con las manos frías –muertas– sobre las rodillas, se miran el uno al otro, con horror, y por primera vez aparentan la edad que realmente tienen.
.........
........
El perfeccionista
.......
Insatisfecho con el universo que acababa de crear, Dios hizo otro. Tampoco le convencía. Probó otra vez. Y otra. Y otra. Entonces se reprendió a sí mismo –no había nadie que lo hiciera por él–, diciéndose en voz alta:
–Creo que te has excedido.
Ahora los habitantes de los cinco universos creen que, en verdad, hay tan solo uno. Que nació de un parto al que llaman Big Bang. Y lo están demostrando con elaboradas fórmulas matemáticas.
.......
......
* Ana Tapia (Almería, 1974) es licenciada en Psicología y en Antropología Cultural. Ha sido profesora de Escritura Creativa en Granada y actualmente enseña Historia. Ha publicado Túnel de espejos deformantes (Andrómina, 2006, Premio Leonor de Córdoba de poesía), El polizón desnudo (El Gaviero, 2009), obra híbrida inspirada en su experiencia como antropóloga, y el libro de microrrelatos Kiriwina (Fin de Viaje, 2012). Como antóloga, ha editado la obra colectiva Hijas del pájaro de fuego (Fin de Viaje, 2012). Mantiene el blog: queridacarson.blogspot.com
Estos microrrelatos son inéditos.
........

6 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

aun con ritmos y universos distintos, se nota la mano de la autora para secuestrar al lector desde la primera línea, esa desazón del relato.
Magníficos. Abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Aunque últimamente se están utilizando mucho las criaturas de la noche, el punto de vista del hijo, su humanidad, aportan una nueva visión con otra vuelta de tuerca.

El segundo me marea. Imaginar uno me produce un vértigo de muerte, cinco universos me sobrepasan. Otra buena humanización de un dios que intenta mejorar su chapuza.


Abrazos dobles para visitante y anfitrión.


Pedro Sánchez Negreira dijo...

Una vez más he de reconocer que no conocía a la invitada que nos traes, Fernando y estos micros de Ana me parecen -ambos- excelentes. Destaco la construcción del personaje en el primero y el juego intertextual del segundo.

Así es que te dejo mi agradecimiento por traérnosla, a Ana mi enhorabuena por verla embarcada en la nave y me voy hasta su rincón para seguir disfrutando.

Un abrazo,

camara deniebla dijo...

¡qué bien!

Aldabra dijo...

ME HA ENCANTANDO EL PRIMERO.
La oveja negra de la familia.

biquiños,

Rosana Alonso dijo...

No conocía a Ana, buscaré su libro.

Me ha gustado mucho El perfeccionista porque consigue transmitir la sensación de perplejidad y la diferencia entre la visión limitada del humano circunscrita a su universo, su dimensión y la amplitud de "universos" y cómo los científicos "crean" e inventan fórmulas que se adapten a su teoría.
Ahora que con la Teoría de cuerdas se abren infinitas posibilidades...
Todo depende de el lugar desde el que se enfocan los asuntos grandes y pequeños, da igual.