viernes, 1 de junio de 2012

La gata de JULIA UCEDA

......
SINESTESIA
.....
Tina Modotti, mi hermosa gata siamesa,
murió de cáncer a los once años,
y la enterró en el valle esplendoroso, en primavera,
.........cerca del río,
un húngaro, albañil, de nombre extraño:
Alejandro Magno se llamaba. A veces, en la noche,
titilan sobre el lugar once pétalos
........de una estrella elusiva
.....................
.....
* Julia Uceda bautizó a su gata con el nombre de la fotógrafa Tina Modotti. Me cuenta que era un animal extraordinariamente inteligente, pero padecía mucho con el cáncer que tenía y hubo que sacrificarla. Era, además, sufrida y digna. Cada animal tiene su propio caracter, explica Julia. La enterró un albañil húngaro, llamado Alejandro Magno, que estaba trabajando en su casa. Las palabras, comenta Julia, nos pueden llevar a cualquier lado.
Modotti fue asesinada por el Comandante Carlos, un estalinista. El escritor R. J. Sender lo temía porque durante la guerra civil española se convirtió en la mano de Stalin en nuestro país. También estuvo implicado en la muerte de Trotsky.
Ahora, sigue explicándome Julia, están adiestrando a los perros para que detecten el cáncer antes de que dé señales de vida. Y lo conseguirán, me dice: hace unos días vino a casa un amigo que lo había superado recientemente. Y aunque nunca antes nos había visitado, la perra se acercó al grupo de gente, pero se fue hacia él, le acercó la cabeza para que la acariciara y luego le lamió las manos. Después se fue otra vez sin hacerle caso a nadie más.
.....
* Este poema es inédito.
.......
* La gata y el pájaro son de Paul Klee.
.....

3 comentarios:

Beatriz AA dijo...

Una entrada emocionante, entre el cuadro de Klee, las anécdotas de Julia, el relato histórico y el homenaje a la gata, en fin, no tiene desperdicio, besos
Beatriz

Petra Acero dijo...

El lienzo de Klee contrasta y refuerza, al tienpo, el relato: la muerte, la luz de la estrella, el enterrador, Alejandro Magno, la personalidad de los animales, la mano de Stalin... Contar y la forma de contar, como el lienzo de Klee: todo junto, todo revuelto,... y todo claro y definido.

Me ha gustado.
Un saludo.

Amparo M. A.

Rosana Alonso dijo...

Opino como Beatríz, me quedo con el poema, la historia detrás, las anécdotas.

Una entrada diferente que me ha gustado mucho.

Recuerdo una noticia sobre un gato en una residencia creo recordar de ancianos (aunque quizá era de enfermos terminales) que curiosamente acompañaba(no se separaba de ellos) a los enfermos que morían a los pocos días para asombro de los doctores que no esperaban la muerte inmimente de esos enfermos. Es como si lo detectara de alguna forma.

Un saludo cordial para los dos: Julia y Fernando