sábado, 31 de diciembre de 2011

Los mejores según La Vanguardia

....
Estamos en época de balances. Hoy, el diario La Vanguardia recoge la respuesta de 17 escritores, a los que se les ha preguntado por sus lecturas preferidas del año que se acaba. Muchos de ellos son autores notables, como Juan Marsé, Enrique Vila-Matas, Eduardo Mendoza, Rafael Argullol, Jaume Cabré, Maria Barbal, Joan F. Mira o Valentí Puig; y otros están en camino de serlo, como Luis Magrinyà, Isaac Rosa, Francesc Serés  o Juan Gabriel Vásquez. Echo de menos, en la encuesta, a colaboradores del periódico, también escritores, como Robert Saladrigas, Ramon Solsona, Quim Monzó, Sergi Pàmies, Antoni Marí o Juan Antonio Masoliver Ródenas. Los tres libros más votados han sido las novelas de Jonathan Franzen (Libertad, Salamandra), Juan Marsé (Caligrafía de los sueños, Lumen) y Jaume Cabré (Jo confesso, Proa). Pero, para mí, lo curioso de la encuesta radica en que los autores que escriben en castellano no citen ni un solo título en catalán, lengua que la mayoría puede leer; al tiempo que los autores que escriben en catalán tampoco parecen recordar entre sus preferidos ningún libro de ficción en castellano. La excepción a la regla la ofrece Emilio Manzano, quien, entre tropecientos libros, cita la novela de Marsé, por lo que su complaciente respuesta resulta poco llamativa. Y a ninguno de ellos parece haberle interesado especialmente la poesía. ¿No os parece, por lo que significa, un resultado tan sorprendente como preocupante?
.....
¡Feliz Nochevieja!
....
.....
* En la foto, Jaume Cabré.
....

6 comentarios:

AGUS dijo...

El dato al que aludes resulta muy significativo Fernando, y a mí, que vivo aquí también me sorprende, y mucho. Parece ser que el bilingüismo natural y normal que acontece en la calle - del que participo y que tantos unos partidos políticos como otros se empecinan en politizar y desequilibrar según su propio rédito - no se refleja en el ámbito literario. No se me ocurre ninguna explicación, pero el dato, como dices, es realmente preocupante, incluso triste, más atañendo al ámbito de la cultura.

Abrazos, y feliz año.

Lola Sanabria dijo...

Ombliguismo, lo llamo yo. Y por supuesto que es preocupante. Si la cultura está en manos u ojos de otros asuntos ajenos a ella, resultará perjudicada tarde o temprano.

¡¡¡Feliz Nochevieja!!!

PD. Ya veréis cómo acaban llamándola Nocheanciana por aquello de lo políticamente correcto.

Elena Casero dijo...

Pues es una lástima. Lo comprendería en Valencia, donde el bilingüismo natural se da casi en exclusiva en la fase oral, no en la escrita. Y donde existe una distancias muy grande entre los escritores de ambas lenguas.
Me sorprende mucho más en Cataluña.

Feliz día 1 .. así hasta el final del año.

Emilia Oliva dijo...

Lo realmente sospechoso es que la poesía ni exista. Claro que si me hubieran preguntado a mí, lo difícil hubiera sido que citara una novela en ninguna lengua. Estos últimos años se me caen todas de las manos. Síndrome de ordenador lo llaman o algo por el estilo, el cerebro se habitua a lo breve, poesía y micros, y no consiente más. Ja, ja.

Tribu amada dijo...

La culktura es muy cerrada. En Catalunya- que conozco- me ha parecido casi una obligación no hablar castellano.
Un beso argentino
y español.
Amalia

Fernando Valls dijo...

Amalia, llevo varias décadas viviendo en Cataluña, soy castellano hablante, y nunca he sentido esa obligación. Algunos, quizás acomplejados o xarnegos agradecidos, se echan esa obligación a la espalda, quizá para medrar mejor, pero hasta ahora cada uno habla naturalmente la lengua que quiere. Saludos desde Barcelona.