miércoles, 28 de diciembre de 2011

¡Dejemos de leer!

....

Si Lucía Etxebarría y Ruiz Zafón abandonan la escritura, según han anunciado, yo propongo que dejemos todos de leer, al menos hasta que no aparezcan otros escritores de su talla, bien sea en España bien en el mundo mundial...
Amigos, ¡esto de la lectura se acaba sin remedio, aunque todavía nos queden las canicas, la comba, las chapas, la rayuela, los trompos, el juego de las cuatro esquinas, las tapas del Puga y los maravillosos gin tonic con eneldo de mi querido amigo Fernando García Lara!

* La imagen es de Chema Madoz.

21 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Me lanzo en brazos de refranero para decir que para quién no quiere tengo yo bastante.

Que el que no quiera, que no escriba más. La literatura seguirá su camino.

La pena es que por cada diez de estos que se retiren, no nos devuelvan un Faulkner o un Bolaño desde allí donde estén.

Un saludo.

m. Isaac. V.R. dijo...

Jajajajajajaja. Uno de los mejores comentarios al respecto.

Anónimo dijo...

Tenemos cierta tendencia a hacer demasiado caso al clásico manipulador, esos seres con ínfulas napoleónicas y, a la par, gran capacidad para el victimismo. No me parece buena idea pararle bola a Lucía Etxebarría. Pero no hay manera. Lo hace todo el mundo. Y qué decir sobre el asunto: parece que ya no sirve ni vender mucho para vivir escribiendo. ¿Eso puede tener algo positivo?: a lo mejor, poco a poco, esos cuatro gatos que pueden vivir de las ventas dejarán de hacer complacientes esfuerzos para agradar al público mayoritario. Con un poco de suerte, alguno más de estos dejará de escribir, o desaparecerá del mundo editorial la figura de esos editorzuelos más pendientes de la cuenta de resultados que de la calidad de lo que publican. Con más suerte aún, a lo mejor nos damos cuenta de la absurdidad de ese "tanto vendes tanto vales". A lo mejor comprendemos, finalmente, lo rematadamente absurdo de que sólo puedan vivir escribiendo aquellos que escriben libros vendedores, la necesidad de que puedan hacerlo, también, tantos otros de gran valía y que, sin embargo, no venden tanto. A lo mejor todo esto nos ayuda a decidir unas nuevas reglas del juego más justas. Pero lo más probable es que cambiemos algo para que no cambie nada, o sea, para que siga mereciendo la pena hacer grandes halagos a la poca inteligencia de un público mayoritario, ¿tal vez elevando el tanto por ciento que reciben los autores de ese mísero 8 o 10% a un 20 o un 30 %?
Nicolás

Fernando Valls dijo...

Doy por hecho que Nicolás es el escritor y cineasta Nicolás Melini. ¿O no?

Araceli Esteves dijo...

A mí la reacción de Lucía Echevarría me recuerda un poco a la de un niño al que las cosas no le salen como quiere: pues ahora ya no juego.
Las cosas están así: si uno quiere leer un libro, puede comprarlo ( si tiene dinero) pedirlo prestado a alguien que lo tenga o a una biblioteca, o descargárselo. Así es la realidad. Y lo de la descarga va ir a más. Si yo fuera una escritora de relumbrón, lo que más me gustaría es que me leyeran. Tras cada descarga de mi libro tendría una "petite mort". ¿cuántos escritores buenos no pueden vivir de sus libros y tienen que trabajar de lo que sea? Yo diría que la mayoría.
Pues eso, que si no quiere jugar, que no juegue. ¨
Leer, seguiremos leyendo...

Lola Sanabria dijo...

Acabo de contratar un grupo de rocieras, digo plañideras. A mí es que me ha entrado la risa floja. ¿Será el champán!

Abrazos al filo del 2012.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Estos escritores ínclitos sacan tajada propagandística de todo, incluida su falsa retirada. No hablemos de ello más de lo impresdindible. Abrazos.

Anónimo dijo...

Sí, Fernando. Ese comentario lo hice días atrás en Facebook, donde tengo a mil y pico personas, la mayoría de ellas escritores, editores, etc. Lo digo porque lo tuyo no parezca un malasangroso outing. Feliz año.
Nicolás Melini

Pedro Ferrer dijo...

¡Viva el sarcasmo sutil (o casi) y las verdades sin tapujos!

Y feliz día de los Inocentes...

LPO dijo...

En un mercadillo de barrio encontré esta mañana un Maqroll de Mutis y "La Olla de Oro" de Stephens, sin estrenar, por 1 € cada uno. Pensé: ¿Para qué comprarlos pudiendo hacerme con libros de Zafón y Etxebarría por sólo 20 veces más?
En la mesilla tengo a medias "Los enamoramientos", y un Sebald, "Austerlitz". ¿Y si por leerlos, y no los de Zafón y Etxebarría, éstos no vuelven a publicar jamás? ¿Me dejará mi conciencia dormir junto a la mesilla que ahora miro con los ojos como platos insomnes?

Arte Pun dijo...

Por los comentarios diríase que va en serio el tema. Ayer cuando lo leí pensé que se trataba de una inocentada, tanto radicalismo por parte de los tres, Lucía, Zafón y Fernando, sólo lo justificaban los santos inocentes.
Saludos.

Fernando Valls dijo...

Así andamos todos, Luis, llenos de perplejidades, ante el anuncio de Lucía y CRZ. ¿Qué hacer?

Anónimo dijo...

Es simple. Venden. Ellos pueden negociar. No lo dejarán porque las editoriales llegarán a un acuerdo con ellos. Les ofrecerán una porción un poco más grande del pastel. De eso se trata. Esto es algo que no tiene nada que ver con el común de los escritores y editores. Nicolás

Pedro Herrero dijo...

Después de fracasar en mi intento de publicar mi primer libro de microrrelatos, creo que puedo vender mi modesta producción de textos en los Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya. Entre las estaciones de "Baixador de Vallvidrera" y "Provença" lo tengo bien para ir leyendo algunos textos y pasar luego el platillo a la concurrencia. Sólo tengo que competir con los rumanos que tocan la guitarra, aunque todo es negociable.

Ni se me ha pasado por la cabeza dejar de escribir, y menos aún dejar de leer. Y si se acaban los libros, como en la película de Truffaut, siempre puedo prestar atención a los prospectos de los medicamentos, que por desgracia colecciono desde hace tiempo.

Fernando, a ti y a todos los navegantes de esta bitácora, os deseo un año nuevo rebosante de estímulos y de creatividad. Abrazos.

Betlem Aguiló dijo...

Definitivamente ya sólo nos quedan las tapas y el gintónic... todas tus otras propuestas me superan. Besos inocentes y cariñosos.

Fernando Valls dijo...

Desde luego, querida Belén, solo era un poner... Besos.

Propílogo dijo...

Una vez me apunté un título (de verdad) para un micro, que viene muy bien al caso:
"Instrucciones para permitir que una persona que habla sola con pretensiones de notoriedad sea lo suficientemente protagonista como para no exigir demasiada atención de quien le rodea".
En fin.
Feliz año
Gabriel

ralon0 dijo...

Esta mujer lleva tres años en caíd alibre y más o menos cada dos meses dice alguna tontería (como sus falsos vaticinios sobr eel premio Planeta para Elvira Lindo) o sus problemas con una ex inquilina...En fin que se ha convertido en un personaje más digno de aparecer en Sálvame que en un programa sobre literatura...
Suscribo todo lo dicho, no le demos más bombo del necesario a la ínclita.

Y ya de paso Feliz Año para Gemma y para ti.
Abrazo
Rosana

LPO dijo...

Pues sí... ¡Ya nos enteraremos cuando hagan la película!

Elysa dijo...

Suscribo todo lo dicho por Rosana y aún hago más hincapie, ¡no le demos más bombo del necesario a la señora!

Besitos

Jesus Esnaola dijo...

Lucía es muy divertida, pero se equivoca en su elección. Lo que debería hacer es escribir malas novelas para que se fastidien todos esos piratas que se descargan sus libros. Eso sí que escocería. Ah ¿que eso ya lo hace? ¿Y que encima vende? ¿Y además se queja?

Buff, bueno, pues vale, que no escriba.