jueves, 30 de junio de 2011

HUGO GARCÍA SARITZU

......
EL ÚLTIMO HIJO DE PASÍFAE
..
Primeras contracciones. Después de doscientos ochenta días de embarazo, sólo espera que todo pase pronto. Doscientos ochenta días postrada, observando, casi con espanto, el aumento desmedido de su vientre. Sin embargo, Minos, su marido, no ha dejado de jactarse de aquel embarazo gigante ante el estupor mal disimulado de toda la Corte de Cnosos. Ella, que por algo ya ha parido ocho veces, sabe que aquello ni tiene buena pinta, ni acabará bien. Sonríe. Calla. Espera.

(...porque vamos a ver qué culpa tienes tú si Minos -algo habrás de hacer con ese hombre- para afianzar su poder en Creta le pide un toro al carcamal de Posidón con la condición de devolvérselo en sacrificio pero él presuntuoso como siempre decide quedárselo para darle una alegría a su rebaño de terneras Posidón calla es un viejo verde rencoroso y maaalo trama su desquite con la ayuda de Afrodita –esa mosquita muerta que siempre te cayó gorda...

Contracciones cada cinco minutos.

...porque ya me dirás si no por qué aquel día tú lo ves pastando y tu mano se deja querer por su lomo elegante y blanco y tu corazón está a punto de escaparse por tus encías tu corazón hurga debajo de tus uñas te ablanda los tobillos te deshace el aire de las piernas y cierra en falso la boca de tu estómago crees que el placer sólo se conoce en el caos y entonces decides hablar con Dédalo ese ingenioso constructor de artilugios y laberintos que te fabrica una ternera de madera muy aparente en la que se cuelan tu ansia, tu pasión y tu cuerpo.)

Parto de nalgas. La comadrona que la asiste no da crédito a lo que se aproxima. Primero aparecen unos rudimentos de pezuñas, luego piernas y nalgas de becerro –las sirvientas huyen y abandonan a la comadrona-, el resto del cuerpo es el de un niño de nueve meses. Su cabeza exhibe dos prominencias cartilaginosas. No llora, sólo emite bufidos. La comadrona se derrumba.

Minos observa aquel ser envuelto en una sábana de lino. La ira le descompone la sonrisa y el orgullo. “¡Cómo pudiste hacerme eso a mí!”, ruge sobre el rostro agotado de Pasífae. Sale. Ordena a sus guardias eliminar a la comadrona, a las sirvientas y al toro de Posidón. Después, llama a Dédalo. Le muestra al recién nacido y, ante la perplejidad del otro, le espeta: “Ya sabes lo que tienes que hacer con él”.
........

........
(Desde el día en que el ayuntamiento de Vilanova i la Geltrú decidió colocar en la playa de Ribes Roges la escultura de Pasifae que realizara Oscar Estruga, desde ese mismo día no hay vilanoví que no sea experto en aquel episodio de la mitología griega. Algunos llevan tiempo recogiendo ese hilo de Ariadna...)
..
 

......
* Hugo García Saritzu (Valle de Río Negro, Patagonia, Argentina) en 1977 se exilió en España donde vive desde entonces. Es doctor en Filología, por la Universidad de Barcelona, con un estudio sobre La recepción crítica de la obra narrativa de Álvaro Cunqueiro. Ha colaborado en los suplementos culturales de La Vanguardia y con las revistas universitarias alemanas Notas e Hispanorama. Tiene una novela inédita: Siempre queda hielo en el fondo del vaso y una colección de cuentos y microrrelatos: La casa de los guardianes del agua, también sin publicar. Se gana la vida como comerciante y mantiene un blog: http://velltalp.blogspot.com/
........

10 comentarios:

Antonio Tello dijo...

Albert Camus -y en eso también estaba de acuerdo Alejo Carpentier- sostenía que había que devolver la vida a los mitos sino éstos acabarían por destruirnos. Parece que Hugo García Saritzu sigue esta consigna y nos hace revivir las tensiones emocionales y las consecuencias monstruosas que se derivan cuando colisionan el poder, el engaño y la traición. Vibrante versión del nacimiento del Minotauro.

Pedro Herrero dijo...

Creo que era José Lezama Lima quien, a la hora de aconsejar lecturas, decía: primero lea usted a los clásicos, y luego siga leyéndolos. Me gusta pensar que, en ese acto felizmente intencionado de destejer el hilo de Ariadna, la presencia de un vilanoví tan erudito como Hugo tiene mucho que ver. Es un placer reencontrarlo en La nave.

Manuespada dijo...

Los clásicos, siempre los clásicos, el gran agujero negro de muchos escritores contemporáneos, que a veces solo se leen entre ellos, mas que nada para espiarse. Abrazos.

Rosana Alonso dijo...

Como Pedro, considero un placer reenconrar a Hugo en La Nave. Su conocimiento de los mitos clásicos y sus reinterpretaciones son muy recomendables.
Me gusta como los baja de lo divino a lo humano de un golpe de pluma. Y el cambio de puntos de vista de lo aséptico a esa segunda persona que comprende y justifica a Pasífae (he observado en otros microrrelatos de Hugo que se maneja muy bien con la segunda persona que no es cosa fácil).

Saludo cordial al camarada Hugo y al Capitán.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

¡Qué maravillosa sorpresa!
Nunca se deja de aprender y de soñar siguiendo a Hugo.
Parafraseando a Santos Chocano, digo: “su sangre es argentina y español es el latido…”

(A Dédalo le pediría una barca, para conocer al maestro)

¡Felicitaciones Hugo!

Saludos para Fernando y para todos los tripulantes de la Nave.

Gemma dijo...

Bien por tu atrevida recreación del mito, Hugo. De ritmo trepidante y lenguaje cinematográfico, casi casi oímos berrear al becerro...
Abrazos fuertes

Unknown dijo...

Espléndida recreación del nacimiento del minotauro que en manos de Hugo se redimensiona.
Me gusta el esfuerzo compositivo y me gusta el atrevimiento de los paréntesis, la ausencia de puntuación que no sólo no perjudica sino que permite que fluya el pensamiento con naturalidad.
Me gusta Hugo, qué puedo decir.

Me encanta que lo publiques aquí, Fernando.

Un abrazo para los dos.

Francesc Cornadó dijo...

Magnífico Relato. Hugo tira del hilo desde Cnosos hasta Vilanova i la Geltrú, nos descubre la faz de los monstruos, las desconfianzas y las hipocresías de los partos solares.
Mi felicitación a Hugo.
Salud
Francesc Cornadó

hugo dijo...

Hola Fernando:

Y claro, Hola a estos esforzados que han tenido la paciencia no sólo de leerme, sino de desafiar la conspiración judeomasónica que Bloguer cernió ayer sobre LaNave y que le impidió al capitán actualizar la entrada como se hace habitualmente (desde los famosos e infaustos días deL "mantenimiento de Bloguer", nada ha vuelto a ser igual y doy fé de ello).

ANTONIO: Gracias por traer a Camus y al viejo Alejo como autoridades para comentarme. Los griegos hicieron de los mitos una pauta de interpretación de la existencia y aún continuarmos recurriendo a ellos para sacarnos las castañas del fuego.

PEDRO:Muchísimas gracias por pasarte, leerme y dejar comentario. Lezama, otro cubano que sabía más de lo que su humanidad podía contener. Él fue incansable perseguiddor de los clásicos y un erudito que "cada día enseña mejor". Agradezco tu elogio, pero yo llego a curioseador de mitos y poco más.

(Manu , te dejo para el final).

ROSANAX: Gracias por pasarte por aquí. Tú sabes que en mi bloss, pocas veces doy por acabada una entrada si no cuento antes con tu comentario, pero reina, tanto elogio me harán subir los colores. Aunque pensándolo bien, camarada, el rojo es un color que cada me gusta más y con el que uno se "indigna!" mejor.

FABIANA: La alegría, la gran alegría, es encontrarme con tus palabras por aquí. Cualquier día de estos pactaré con Dédalo una máquina que pueda unir Vilanova, Santiago y el Valle de Río Negro. UNa máquina del tiempo y del espacio.

GEMMA: Gracias por tus palabras. He presenciado un sólo parto en mi vida, el de mi hijo Arnau, de eso hara el 29 de este mes, 17 años y supongo que Pasífae, a pesar de ser muy bruja, por algo era hermana de Circe, cuando pasó el trago de parir al Minotuaro lo hizo humanamente y las pasó canutas, claro, pero también pienso que sólo ella sabía que nadie le quitaría lo bailado con aquel toro de Posidón.

JESUS: Xaval, gracias por tus palabras y por saber que he contactado contigo con esa obervación que haces sobre la composición del monólogo de Pasífae. ¡Doktor! no en vano llevamos dos años y un poco leyéndonos y comentándonos.

FRANCESC: Me ha llegado eso de unir Cnosos con Vilanova. Siempre he pensado que este Mediterráneo, que no deja de ser un chiste del mapa que une tiempos y espacios. Continuamos buscando lo mismo, la verdad y la belleza, sabemos que ambas serán imperfectas y fragmentarias -¡afortunadamente!- tanto en la Creta del sátrapa Minos como en la de ayer mismo en Plaza Sintagma.

MANU: Sí, te dejo par el final porque tu comentario incide en una realidad: la de la carencia y la de la hipocresía a la hora de disimularla. Y es que no hacemos más que escribir y reeescibir a los clásicos. Quizá por ello no deja de sorprender y de mover a la irnía, claro, cuando ves el empaque de algún escritor que acaba de descubrir la sopa de ajo. Sólo en el entorno de Pasífae encontramos: Minos y Dédalo,ïcaro, el Minotauro, Teseo, Ariadna, Las Amazonas, Fedra e Hipólito, Egeo y Medea...sólo ahí tenemos unos cuantos culebrones y muchas culebritas, novela histórica, existencial, cuentos (¡Cortázar!) y hasta microrrelatos.
Gracias, Manu, por tus acertadas palabras.

Fernando, agradecerte siempre el gesto y el detallazo de permitir que los galeotes podamos subir, de tanto en tanto, a contemplar el mar desde cubierta.

salut,

hugo

Fernando Valls dijo...

Pues, sí, Hugo, no sé qué pasa en Bloguer, pero desde hace un tiempo todo son problemas y lo que antes se hacía con facilidad, preparar una entrada, ahora cuesta Dios y ayuda... ¿Alguien sabe qué pasa, qué pretenden?
Gracias opor vuestros comentarios y saludos.