lunes, 6 de junio de 2011

"Hora de despertar", por Muñoz Molina


Os recomiendo el artículo que Antonio Muñoz Molina publicó en su blog, el 20 de mayo pasado, con el título "Hora de despertar". Pero me pregunto por qué no apareció también en El País, donde colabora habitualmente.


17 comentarios:

Isabel dijo...

Muchas gracias, Fernando, no lo conocía y me ha gustado tanto que lo voy a enlazar en mi blog con tu permiso.
¿Habrá visto cosas Antonio?
Como muchos, pero solo se pueden publicar en un ámbito personal.
Todo tiene su gestación y como decimos nosotros cuando vemos lo que vemos "así nos luce el pelo".

Saludos.

Elena Rius dijo...

Lúcido artículo. Lo más incomprensible es que somos muchos (veanse los comentarios) los que estábamos igual de perplejos ante el derroche desenfrenado, pero este malestar parece no afectar a nadie que tenga un cargo público o participe de alguna prebenda derivada del poder. ¿Te extraña acaso que no se haya publicado esto en El Pais? A mí, la verdad, no.

Mita dijo...

Qué vergüenza y qué tristeza, ¿verdad?

Alma dijo...

El último párrafo es a la vez demoledor y maravilloso y lo que más me gusta es esa referencia a las dos constituciones, los dos mejores bocetos de todo lo bueno que fuimos, que podemos ser. Me gusta la esperanza.

Ah, a mi tampoco me sorprende que no haya salido en El País
Un saludo

ÁNGEL dijo...

Sigo este maravilloso blog de mi adorado Muñoz Molina, en el que recalo de cuando en cuando. ¡Qué lección magistral de evidencia, por Dios! (una más del maestro de Úbeda). Luego dirán que detrás de estas palabras hay intereses políticos...

Saludos y gracias.

Rosana Alonso dijo...

Un texto muy lúcido y expresado con una claridad meridiana. Estoy de acuerdo en todo lo que dice.
Y también me exaspera esa manía de querer etiquetar a los demás, de tener que meterte en algún grupo determinado.

Un saludo cordial

Julia U. dijo...

Isabel, ¿por qué ·esas cosas· no se pueden publicar sino en el ámbito personal? ¿Lo dices por Antonio o por la censura?
El artículo es muy bueno, pero ¿no habría sido más eficaz publicarlo antes y abrir camino con él?
Yo creo en las obligaciones y, sobre todo, en la libertad de los intelectuales.
¿Crees que A. Camus se lo habría guardado para tan tarde?
Eso es lo que me da pena aunque lo que dice está muy bien redactado y organizado, pero ya lo sabíamos.

carmen peire dijo...

quizá estoy mas de acuerdo con Julia U. El artículo me suena más a cuando en la transición política, todo el mundo, incluso los fachas, había sido democrata de toda la vida y, parece ser, nadie apoyó al franquismo. El pueblo español debe ser idiota. En este proceso de los últimos años, con miles de personas en la calle cuando la guerra, con cientos denunciando lo que estaba pasando, yo, particularmente, vi, oí, escuché y me sentí acompañada en las manifestaciones por muchos intelectuales, lo mismo que no vi, ni oí ni escuché ni me sentí acompañada por otros. Lo que se dice ahora en ese artículo, mucha gente antes ya lo ha dicho y proclamado. Para mí no es nada nuevo, salvo la maravillosa pluma de Muñoz Molina, claro.

Hiperbreves S.A. dijo...

Uno que convive a diario con esa realidad desde un diario duda entre levantarse a aplaudir o tirarse en un cofre al mar. Cuánta verdad, cuánta vergüenza. ¿Pero esto tiene remedio o no? Yo tengo mis dudas... está tan bien montado.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Carmen Peire. Da la impresión de que la historia que mencionas se repite y me da miedo. Temo que estén (yo, no) dando vueltas a la misma noria, o como en ese juego de la silla en el que hay que correr para quedar sentado.
Me pregunto si es más acertado cerrar los ojos pero en el fondo no: hay que tenerlos abiertos, por si sirve para algo.

Isabel dijo...

Julia, siento la tardanza en contestar.
Creo que la prensa sigue ejerciendo su censura.
Sobre Antonio no conozco sus razones, pero por todo lo que dice se deduce que hace tiempo que deberíamos haber hecho algo, y ¿qué hemos hecho?
De no ser por el movimiento 15M pienso que ni siquiera se cuestionaría.
Estoy de acuerdo en que, viendo la fecha, tenía que haberse publicado.
Ejercer la libertad cuesta y me parece que nos queda para alcanzar la libre expresión de los intelectuales franceses como Camus.
Si salgo fuera de España aprecio nuestro retraso en cosas; si en ella subo al norte, el de mi región aún lo noto más.
A mí también me da pena, porque a pesar de que la crisis en que estamos inmersos pueda ser mundial, hay cosas que no se han hecho bien desde hace mucho como lo demuestra el artículo y esto marca la diferencia: la forma de hacer las cosas y el hacerlas bien hecha.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Con todos los respetos, no quisiera parecer ni malasombra ni irrespetuosa. Pero el entusiasmo que despierta este artículo me dejan boquiabierta y me hacen pensar que las cosas están muchísimo peor de lo que se sorpecha. En lo que a lectura competente se refiere, al menos.
Desde mi modo de ver el artículo es una jeremiada sonrojante. Todo lo que se dice en él son los tópicos y lugares comunes que se escuchan en cualquier taxi o en cualquier barra de bar. Incluso desde hace años. ¿Qué hay en el de verdadera denuncia? Echarle la culpa a los políticos. La tendrán pero que se explique. ¿Son peores los políticos de España, Grecia, Irlanda,Islandia... que los de Rusia, Francia, Italia...? ¿Son peores los políticos de la democracia que los del franquismo? Puede ser, pero que lo explique un poco. El largo párrafo de "yo ya lo he dicho"... Se ha convertido en el gran escritor de la transición, mimado por los socialistas y los populares porque es un hombre que jamás ha dicho nada que pudiese molestar de verdad a alguien. Si el azar lo llevó a ser testigo directo del derroche ¿por qué jamás, desde su omnipresencia en los medios denunció con nombres y apellidos a nadie? Todos los sabemos muy bien: porque en cuanto lo hiciese se caería del pedestal. Pero si decimos vamos a hacer nuestro trabajo bien, empecemos dando ejemplo, de verdad. ¿Por qué no iban a publicar este artículo en El País? ¿A quién podría molestar si para más señas incluye una, entusiasta referencia a una de las personas más poder e influencia en ese medio, Soledad Gallego Díaz? Si su opinión es que los jerifaltes locales y autonómicos son los causantes del desastre hace bien en decirlo. No sé por qué salva por ejemplo las Diputaciones Provinciales o los Ministerios donde al marcharse cada Ministro puede gastarse en que le pinten su retrato lo que le de la gana(según El País algún retrato costaba 200.000 euros)El se mueve en la sección de cultura y tiene que saber muchas cosas al respecto o cómo se gasta y derrocha ahí el dinero. Pero nunca ha dicho ni mu.Ni una sola denuncia que pudiese perjudicarme, gustando siempre de todo lo que hay que gustar, adulando y alabando siempre a quien hay que hacerlo
Decir que este es un gran artículo.Para mí es como mirar a un vendedor de crecepelos y oír que es un gran orador.
Les recuerdo que hay otros escritores en este país que sí denuncian de verdad (aparte de saber escribir y no usar esa prosa empalagosa y untuosa) y que pagan muy caro el hacer bien su trabajo.
Como decía Unamuno: tu modo de vida dará verdad a tus ideas. En este caso ideas, lo que se dice ideas ¿dónde están? y con respecto al modo de vida, supongo que hace lo que todo el mundo.Tiene un gran éxito y vive muy bien; como Belén Esteban, por otra parte
Nieves

Fernando Valls dijo...

¿Nieves, qué Nieves? Recuerdo una vez más, que no publico anónimos.

Nieves dijo...

Le pido disculpas,señor Vals, mi nombre es Nieves García. Vivo en Madrid, donde trabajo. Soy una persona totalmente anónima, por eso no sé cómo identificarme. No tengo ningún blog ni participo en estos foros. Escribí atropelladamente el comentario (lleno de erratas, lo siento)para expresar mi opinión, que considero tan formada como la de otra persona (he pasado muchas horas de mi vida leyendo y estudiando literatura española, clásica y contemporánea), y desde una profunda discrepancia y disentimiento de la opinión de ustedes.
No tengo ninguna intención de mandar "anónimos". Después de darle al enviar dieron mis ojos en la nota que encabeza esta página.

Le reitero mis disculpas y le prometo no enviar ningún comentario más (por lo menos hasta que tenga un blog con el que identificarme)
Gracias

Fernando Valls dijo...

Nieves, lo que me cuentas resulta suficiente. Serán siempre bienvenidos tus comentarios discrepantes, claro está. Saludos.

Rosana Alonso dijo...

Por otro lado, lo que comenta Nieves(y también Julia U. y Carmen Peire), muy razonadamente, también em parece cierto.

Yo de este autor no conozco los entresijos, ni los dimes y diretes. Si es cierto que no es muy valiente su actitud entonces ya no sé qué pensar.

Un saludo cordial


Desde luego el artículo da el pego, en ese caso.

Fernando Valls dijo...

A mí me parece que Muñoz Molina siempre se ha mostrado valiente en sus opiniones y muy crítico con los políticos, siempre que se lo merecían, que es a menudo. Buena prueba son sus libros de artículos. Entre ellos, me gusta especialmente `La huerta del Edén´, que si no recuerdo mal proceden de la ed. andaluza de `El País´. Y este artículo, en concreto, me parece oportuno y valiente.
Gracias a todos por vuestros comentarios y saludos.