miércoles, 15 de diciembre de 2010

ARACELI ESTEVES

......
"Certeza"
......
Martín era el último que se acostaba después de apagar todas las luces y correr el pestillo de la puerta. Ella, desde la cama, le oía hacer el recorrido por la casa y contaba los clics de los interruptores antes del clac metálico del cerrojo. Todo bajo control. Después escuchaba las chanclas golpeando los talones, flip, flap... flip, flap y el ruido de muelles que acompañaba al movimiento del colchón antes del cric de la lamparilla de noche.

También era él el primero que se levantaba. Para Teresa, el sonido del exprimidor de naranjas marcaba el ritmo de sus despertares desde que vivían juntos. Siempre los mismos shuuuuum y shuuuuum por cada naranja como primeros sonidos del día. Era un ruido amable, de música reconocible y tranquilizadora, que ella escuchaba con agrado desde la cama.

Así fue como tuvo la certeza de que algo había ocurrido, inesperado y terrible, aquella mañana en la que la secuencia de sonidos del exprimidor acabó en número impar.
.......
.......
* Araceli Esteves (Barcelona, 1960) se diplomó en la EUTI de la Universidad Autónoma de Barcelona, especializándose en inglés y ruso. Ha vivido en Londres y en Bruselas, pero ahora reside en Mallorca, donde ha sido profesora de inglés. Sus microrrelatos han aparecido publicados en diversas revistas y su obra está recogida en la antología Velas al viento (Cuadernos del Vigía, Granada, 2010). Tiene un libro inédito que, si la crisis no lo impide, debería publicarse en el 2011. Mantiene un activo blog con el nombre de El pasado que me espera. Este microrrelato es inédito........

19 comentarios:

Isabel dijo...

Araceli, con sus palabras, tiene el arte de cogerte de la mano y conducirte por un camino de sugerentes interrogantes para sorprenderte con sus excelentes finales. Me encantan sus micros y la felicito por este y por sus éxitos.

Propílogo dijo...

Naranjas y malas noticias, como en El Padrino. O se perdió media naranja -que también es malo-.
Espero poder leer pronto ese libro. Mientras tanto, el blog de Araceli siempre ofrece lecturas placenteras.
Saludos
Gabriel

Antonio Serrano Cueto dijo...

Felicidades, Araceli, por el microrrelato y por ese libro, que espero ver pronto impreso. Lo que más me gusta del micro es la perspectiva desde la cama de la mujer, con un ojo abierto y otro cerrado. Es una especie de dios Jano que vigila los últimos sonidos del día que acaba y los primeros del día que comienza, que conforman dos planos simétricos (ella es el eje).
Un abrazo.

Miguel A. Zapata dijo...

Muy bien construido. La elipsis final, muy buzzatiana, rompe la bonanza apacible del texto. Estupendo.

Pedro Herrero dijo...

En mi opinión, hay un poso de resignada amargura en el final del primer párrafo, cuando el ruido de los muelles del colchón se detiene al apagar la luz (en lugar de seguir unos minutos más). Es un matiz que se completa, al iniciarse el segundo párrafo, con la presteza de Martín en abandonar el lecho conyugal. A pesar de ello, ese segundo párrafo reivindica la armonía de los ruidos domésticos como signo de estabilidad conyugal.

Creo que Araceli es muy precisa en sus historias, y mide muy bien el efecto que desea conseguir en el lector. Yo también espero ver ese libro inédito, que seguro celebraremos todos sus amigos en La nave.

Rosana Alonso dijo...

Como dice Pedro, Araceli es muy precisa. No hay micro suyo que no me guste. Y Certeza no es la excepción.

Un abrazo y enhorabuena por ese futuro libro.

Un saludo cordial a Fernando.

Olga Bernad dijo...

Me gustan mucho sus relatos, es un placer leerla.

manuespada dijo...

Muy bueno el micro de Araceli, como todos los suyos. Estoy deseando leer ese libro en el 2011.

sergio astorga dijo...

Araceli, nos demuestra que las certezas auditivas son narrativas, el asunto es oírlas.
Felicidades.

Abrazos de oído.
Sergio Astorga

Araceli Esteves dijo...

Muchas gracias a todos, empezando por el anfitrión. Es un lujo navegar en tan buena compañía.

Jesus Esnaola dijo...

Las últimas semanas llego tarde a todo, pero no quería que se quedara Araceli sin mi beso y mi saludo. El micro es de los que me gustan, de esos de grandes sensaciones por motivos nimios. La leo siempre en su blog, es una delicia. Espero que la maldita crisis no nos deje sin tu libro.

Abrazos.

strongboli dijo...

Es pléndido, realmente pléndido. Araceli es una maestra en el arte de la desazón.
Salut

MANUEL IGLESIAS dijo...

Habitual de su blog y lector de sus micros, enhorabuena. La Nave siempre tan certera. Gracias y saludos

NáN dijo...

Nos felicitamos muchos de que aparezca este inédito aquí y de que haya libro de Araceli preparado.

Creo que Pedro lo dijo muy bien: ese sonido que se detiene ahí ya es presagio. Efectos que Araceli domina (ahora se dice "gestiona").

Y firmo lo que dice Strongboli: Araceli es una maestra en el arte de la desazón (una vez le dije del "acojone").

Araceli Esteves dijo...

Gracias a todos por tan generosos comentarios.

Txell Sales dijo...

Aunque ya conocía la historia en su embarazo cerebral, jamás pense en una presencia tan bien narrada.

Sinuosa dijo...

Conociendo la obra de Araceli con sólo leer el título ya tenía la "certeza" de que el relato sería bueno.
Pero me equivoqué. No es bueno. Es excelente.
Mi enhorabuena.
Un abrazo.

Raúl dijo...

A mí, y ella lo sabe porque no sé cuántas veces se lo he podido decir, me encanta como escribe Araceli.

Fernando Valls dijo...

Raúl, puedes dar le siguiente paso y explicarnos por qué. Gracias y saludos.