lunes, 10 de septiembre de 2012

Contador, Valverde, Purito...

......
......
La edición de la Vuelta Ciclista a España que concluyó ayer me parece que ha sido una de las mejores que recuerdo, y creo que las he visto todas, desde que empezaron a televisarlas, ya en la noche de los tiempos... Ha supuesto el regreso de dos grandes, tras sus sanciones por dopaje, como son Valverde y Contador, justo vencedor, luchando y dando la cara siempre. Pero lo que más me ha impresionado, tras la gran etapa en la que Contador se hizo con el maillot rojo, es el papel que ha desempeñado Purito Rodríguez, tercero en discordia, pero no en méritos, que ha sabido perder con una elegancia insólita, reconociendo los méritos del adversario, e intentando la victoria hasta el último momento, donde todavía arrancó unos segundos a sus máximos rivales. Froome, la gran revelación de la temporada, quedó muy atrás, tras presentar batalla en las primeras etapas. El próximo Tour promete ser extraordinario, con Wiggins, Froome, Andy Schleck y los españoles, con todas las grandes figuras en competición.
.......
.......

9 comentarios:

Primitivo Algaba Mansilla dijo...

Enhorabuena, Fernando

Paloma Hidalgo dijo...

Trío de ases. Aunque mi corazoncito se queda con la emoción de ver la etapa final del Tour-cuando vivía en París-agitando la bandera española en honor de Indurain, en medio de cientos de franceses boquiabiertos.

Saludos.

David Moreno (No Comments) dijo...

El papel de Purito, la clase que ha tenido en la derrota con sus declaraciones nada más perder el maillot rojo, ponen la piel de gallina.
Gestas de este tipo hacen que todavía crea algo en el ciclismo. Como no, los ataques al todo o nada de Contador.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Jesus Esnaola dijo...

Desde luego, se agradece mucho el tremendo espectáculo que han dado estos tres deportistas, tanto en la carretera como fuera de ella. Hace ya unos cuantos años que los escándalos del doping habían emborronado un deporte sacrificado y esforzado como pocos. Y ójala lleguen en buena forma al Tour del año que viene, como dices, espero que la organización del Tour no intente reducir las opciones de nuestros chicos con un recorrido mezquino.

Abrazos

manuespada dijo...

Siempre recuerdo aquella época de Marino Lejarreta, José Luis Laguía, un joven Pedro Delgado que aún no había ganado nada, Gorospe, etc. Es que poníamos sus caras en las chapas de las botellas para hacer un circuito sobre la arena.

Fernando Valls dijo...

Manu, eso mismo lo he hecho yo con Julio Jiménez, Pérez Francés. etc. Chapas, cristales recortados, masilla hecha con jabón y el rostro redondeado de ciclistas, o futbolistas, para hacer carreras de chapas en las aceras. Saludos.

El moli dijo...

Amigos, ustedes pueden estar orgullosos de tener un semillero de campeones, como los de hoy y siempre. Nosotros, Los argentinos por ahora lo tuvimos a Haedo en el tour, y Flecha que nació acá, pero es más español que ustedes.
Realmente es digno de envidia el nivel que tienen.
Un abrazo argentino.

Alfredo J. Ramos dijo...

Suscribo el post, de la primera a la última línea. Y añadiría que las declaraciones de Purito el día que perdió el maillot, en la por tantos motivos singular etapa de Fuente Dé, son literalmente para enmarcar. Creo que pueden capturarse en TVE. Es díficil encontrar un gesto tan honrado, ecuánime y generoso para con el otro, y más cuando el otro es "el rival", en ninguno de los campos en que se desenvuelve nuestra realidad. Que esto ocurra en una profesión como la de ciclista, tan machacada por una censura más afilada que en ninguna otra actividad deportiva, lo hace doblemente admirable. Y me lleva a admirar doblemente el más hermoso, sin ninguna duda, de todos los deportes.

Beatriz AA dijo...

Se me había pasado esta entrada, justo este año que la Vuelta pasó donde estaba veraneando. Y allí me fui, una carretera bordeando el mar en las Rias Baixas, donde pude elegir la curva en ligera (ligerísima) pendiente donde me coloqué con mi cámara. La carrera se retrasaba más de media hora sobre el horario previsto. Los aficionados ahí, en la curva. El sol, atosigando. Por fin los helicópteros: a lo lejos tenían que dar la vuelta a la península de O Grove y luego enfilarían la inmensa playa de la Lanzada. Por ahí andaba yo, a 7,5 kms de la Meta. Emoción, se acercan, se acercan. Iba a ver frente a frente a Purito, Contador. Llegaron en pelotón, aparecieron por la curva y apenas me dio tiempo a disparar tres veces. Iban tan rápidos y compactos que no me pude fijar en nadie en particular. Se ve mejor en la tele. Pero esta vez formé parte del pelotón de seguidores.