sábado, 24 de enero de 2015

Los caducados hipsters

........
En un reportaje publicado por La Vanguardia sobre los hipsters se preguntan si estos forman parte de la casta. Pero, qué son los hipsters, porque yo al menos, no lo sé, y del reportaje tampoco se deduce demasiado. Claro que luego resulta que aquí los llaman gafapastas, o indies, y parece ser que se trata de gente cuyos gustos se alejan de los de la mayoría, que como los hombres duros no bailan, ni llevan barba, a la manera del nuevo rey,  según leo en otro artículo de El País. Por lo visto, Podemos está en contra de la hipsterización (valga por una vez el palabro) de la cultura. ¿Los que no tienen móvil y similares son, por tanto, hipsters? ¿Está Podemos, acaso, en contra de los apéndices electrónicos al abuso?
Si nos centramos en la literatura, y hacemos caso de lo que dice el artículo, ¿hipsters son  editoriales como Blackie Books, Alpha Decay o Capitán Swing, editora de un libro sobre la materia, o los ya periclitados (mejor, caducados) componentes de la denominada generación Nocilla? 
¿No hubiera sido mejor llamarlos culturetas, o algo similar, como se dice en el reportaje? Quim Monzó, siempre al tanto de las nuevas tendencias, en uno de sus artículos publicados en el Magazine de La Vanguardia (7 de diciembre del 2014), comenta que la mayoría de los futbolistas que llevan barba no lo hacen porque vayan de islamistas, sino -y esto es lo que ahora nos importa- "de modelnos, hipsters o lumbersexuales", concepto este último -por cierto- que tampoco sé lo que es.  ¿Cuándo vamos a dejar de seguir como borregos ciegos todas las ocurrencias norteamericanas?
Por lo visto, todo esto nació hace seis décadas, aunque aquí nos enteramos hace seis días, cuando ya había desaparecido del resto del universo que se interesa por estas tontadas. 
En fin, lo que más satisface es saber que los hipsters nacieron y murieron sin que yo me enterara, de modo que no he perdido ni un solo segundo, dado que ahora sabemos que nada de interés nos han aportado.
A todo esto, ¿será el rosa un  color indie?
......

.....

7 comentarios:

Ángel Herrero López dijo...

¿Capitán Swing es hipster?
Joder, la hostia... ¿la peña que ha editado el "Locus Solus de Raymond Roussel?
Entonces soy un hipster convencido... (o nos estamos volviendo todos gilipollas, una de dos).

Un saludo,

Ángel.

Fernando Valls dijo...

Ángel, quizá te consuele saber que Blackie Books, editora de Perec, también la consideran hipster, e incluso Anagrama, donde aparecen los libros de Chirbes. ¿A ver si va a resultar que Chirbes es un escritor hipster?
Saludos.

Francis Black dijo...

Estas en Barcelona? has visto que han salido un montón de barberías. Pues eso es lo hipster, que cortarse la barba sea un acontecimiento.

Pedro Herrero dijo...

“Para estar presente, hay que ser contemporáneo del futuro”, decía el jesuíta Teilhard de Chardin. Yo no cumplo ese requisito, lo confieso. Me abruma todo ese despliegue de nomenclatura, pienso que a veces solo persigue poder clasificar mejor determinados comportamientos para evitar un análisis más profundo.

También confieso que me cuesta poner algo más de mi parte. Lo noto especialmente en lo relativo a las nuevas tecnologías. Ayer, sin ir más lejos, fui a comer a la Fábrica Moritz de Barcelona (te la recomiendo, Fernando, especialmente si luego no tienes que conducir). Me di un banquete por todo lo alto. Pero tuve que guardar cola porque el local estaba lleno. El camarero, al tomar mi reserva, me envió un mensaje al móvil, con un enlace a un programa informático que indicaba mi lugar en la tanda. Al final me hice un lío y acabé enseñando el móvil en la barra para saber a qué mesa debía ir. Eso sí, por probar su flammkuchen munster y la cocotte de bourguignon, valía la pena hacer el ridículo.

Lola Sanabria dijo...

El castellano es una lengua rica, pero estamos en la era de la colonización ligüística y una no se entera de la misa la media.

Tontadas al por mayor, sin duda. Algunos deben de creerse que soltar una palabra en inglés es lo más de lo más.

En fin, no va conmigo.

Un abrazo grande, Fernando.

Fernando Valls dijo...

Francis, si de peluquerías se trata, Berlín es la capital hipster, pues es una ciudad plagada de `friseur´, en ningún otro sitio he visto tantas.
Gracias a todos por vuestros comentarios.

Ricardo dijo...

"Blackie Books, editora de Perec".

¿Es posible que se refiera a Impedimenta? Sólo ha publicado dos títulos, pero ya son dos títulos más que Blackie Books.

Aunque Blackie no se queda atrás en el tema hipster. No en vano su mayor éxito es Cosas que los nietos deberían saber, libro del cantante de la banda de rock alternativo Eels. ¡Ojo! XD