martes, 29 de julio de 2014

Los días de San Roque

.......
Una conferencia sobre la obra de Antonio Muñoz Molina, en concreto sobre sobre su novela La noche de los tiempos, publicada por Seix Barral, me ha llevado a San Roque, en la provincia de Cádiz, frente a Gibraltar. No conocía este pequeño pueblo desde el que puede verse el peñón y el paso de los barcos por el estrecho. De los cursos de verano que allí se celebran, llevan ya 34 ediciones, me había hablado en varias ocasiones Carlos Castilla del Pino, e incluso había prometido invitarme a participar. No pudo ser, pero ahora me alegra asistir a un curso dedicado a los narradores andaluces de los 80, bien organizado por el profesor José Jurado Morales, de la Universidad de Cádiz, y experto en la narrativa española de posguerra. 
La gracia de este tipo de cursos (he tenido la fortuna de no participar en ninguno que no funcionara bien), aparte de que los profesores tengan que saber de qué hablan y molestarse en preparar su intervención, cosa que no siempre ocurre, pero que en este caso sí se dio, consiste en encontrarse con viejos amigos (como son los escritores Eduardo Mendicutti y Antonio Soler, los profesores Rafael de Cózar y Blas Sánchez Dueñas, y el periodista Daniel Heredia) y poder charlar un buen rato, mejor si es al fresco, con una buena comida de por medio, en esta época del año resulta preferible que sea ligera (por ejemplo, una buena ensalada, un filete de emperador y unas uvas de postre), y una piscina a tiro, aunque uno luego opte por no bañarse.
En San Roque, otro de esos hermosos pueblos blancos, además de Castilla del Pino, nacieron el ilustrado José Cadalso y el actor Juan Luis Galiardo. La vinculación de Rubín de Celis, otro ilustrado, a quien se le dedica la calle donde está situado el Palacio de los Gobernadores, sede de los cursos, no he logrado saberla. Pero San Roque merece una visita y me parece que la mejor época para disfrutarla debe de ser durante la primavera o el otoño.
.......

.....