domingo, 6 de julio de 2014

Bolivia y los relojes cangrejo

.......
En un microrrelato de Javier Tomeo, titulado “El reloj cangrejo”, recogido en los mal llamados Cuentos completos y luego en El fin de los dinosaurios, el insomnio y la constatación de que las manecillas del reloj giran en sentido contrario convencen al protagonista de que está soñando, de modo que él y su madre, a quien ha recurrido para verificar la anomalía, deducen que si el tiempo anda hacia atrás cada vez serán más jóvenes. Pero este añejo e ilusorio sueño humano consistente en recuperar la juventud perdida no se cumple, tras fallecer su progenitora un par de semanas después y no recobrar él la ansiada juventud. En la segunda versión del microrrelato la madre, aparte de no tomárselo en serio, resulta que ya está muerta.
........
Reloj anticolonialista del Congreso en la plaza Murillo de La Paz (Bolivia)
..... 
Pues algo parecido puede pasarle al gobierno boliviano, que ha decidido descolonizar el tiempo haciendo que las manecillas del reloj marchen en sentido contrario, aunque en realidad si fueran auténticos aimaras hubieran prescindido de los relojes, pues ni los aimaras los conocían, ni medían el tiempo por horas. Espero que a tan loable decisión antiimperialista sigan otras semejantes, como prescindir de los coches, los televisores o los frigoríficos. No nos atrevemos a sugerir que prescindan del móvil, porque eso ya sería inhumano...
.......  

1 comentario:

Francis Black dijo...

iconoclastas !!!

http://www.bn.gov.ar/abanico/A50811/wilcock-rosenblum.html