martes, 1 de julio de 2014

FRANCISCO ÁLVAREZ HORTIGOSA

.......
Han sido colocadas
todas mis huellas,
olfateo mi propio rastro.
La vida se vuelve a veces
para ver si la sigo.
***
Se puede recordar el olvido
y seguir siendo olvido,
de nada, de ámbar,
de hombros, de cintura,
de risas, de miradas…
***
Ojo manantial,
Almarjal,
destorciéndose sobre la superficie
agua,
borbotones hacia la piel.
***
Se acerca el horizonte o desaparece,
el deseo brota entre las piernas,
llueve el pubis,
las axilas, la silueta del cabello,
los pezones, las pupilas,
las ventanas abiertas...
***
un verso
un beso
un vaso,
las palabras
los labios
el agua,
la armonía de las cosas
descolocadas...
***
Supone el mar un espíritu
cuyo cuerpo no comprende
de inmenso lugar inconcreto
y muerte por unos bordes de espuma,
ilusión de agua y aire,
burbujas de eternidad,
en un instante que se rompe
como un beso irrepetible...
***
Huyo con el mar mil veces al día
y regreso siempre atraído
por el instante de espuma
donde se confunde el ser.
Se arrepiente el mar un día
y estancado no vuelve
a la playa.
Se entrega a ser piedra.
.........
......
* Francisco Álvarez Hortigosa (Casariche, Sevilla, 1961) es doctor en Historia y profesor de Enseñanza Secundaria. Ha publicado un libro sobre La vida escénica en Jerez de la Frontera durante la segunda mitad del siglo XIX (Anagnórisis, 2012). Estos poemas son inéditos. 
.......