sábado, 16 de enero de 2010

Pulpo como animal de compañía y otras listas

.......
Tengo que reconocer que, como a Manolo Rodríguez Rivero, me entretienen las listas, e incluso a veces me resultan útiles. Pero también me hacen sufrir, al ver que gente que debería conocer la materia sobre la que se le pregunta no tiene empacho ninguno en hacer el ridículo. La culpa, si de tal cosa puede hablarse, es de quien elige a los encuestados, claro.
.....
Al parecer, el libro que Umberto Eco le ha dedicado al tema (El vértigo de las listas, Lumen), junto con el cambio de año y de década, que no se produce ahora sino a finales del 2010, ha excitado mucho a los periodistas, quienes en las últimas semanas no han parado de hacer listas. Mis favoritas son las que El País y La Vanguardia han dedicado a los mejores libros del año y de la década, respectivamente. En ellas, por el añejo arte de birlibirloque, han acabado convirtiendo a los periodistas de la redacción en críticos literarios, con el consiguiente disparate en los resultados. Pero ahora no voy a detenerme en ellas, sino en otras dos.
......
....
La primera apareció también en La Vanguardia y se trataba de elegir los diez montajes operísticos considerados como mejores de la década. Resultado: cinco eran del Liceo de Barcelona, uno del Palacio de las Artes de Valencia, otro del Teatro Real de Madrid, y los tres restantes se los dejaban al resto de los teatros de ópera del mundo mundial. O sea, que los que seáis aficionados a la ópera, os podéis ir olvidando de París, Milán, Viena, Londres, Los Ángeles, Nueva York, Venecia o Berlín, puesto que tenemos a mano el Liceo, que es donde se nos brinda lo mejor de lo mejor. Sin complejos, que somos los mejores.
.....
La otra encuesta aparece en el número de enero de la revista mexicana Letras libres, que nunca se ha enterado mucho de lo se cuece literariamente en España. Solicitan a cuatro de sus colaboradores que elaboren una lista en donde figuren los 25 libros, escritos por españoles “que más hayan influido en el devenir nacional de los últimos cien años”. Subrayo libros, españoles e influyentes por lo que pronto veréis. Dos de las respuestas, las de Andrés Sánchez Robayna y Jordi Gracia son sensatas, hechas desde el conocimiento, mientras que las dos restantes parecen formuladas en estado de sonambulismo. Quizá porque como dice el señor Verdú, nuestro moderno siempre de guardia, el que sabe de las cosas ya no pinta nada, puesto que estamos en la época de los juicios gratuitos, de las meras impresiones.
......
....
Dejemos pasar la presencia en las listas de Octavio Paz y Mario Vargas Llosa, e incluso la pasión canaria y aragonesa de dos de los seleccionadores, lo que ya es mucho dejar, y que los lleva a incluir libros de Tomás Morales, Javier Tomeo e Ignacio Martínez de Pisón, entre los 25 más influyentes de la década; e incluso el considerar como influyente el teatro de Fernando Arrabal (el cual juraría que Sánchez Robayna no ha visto representado en su vida, por mucho que le suene a rupturista) o los cuentos, excelentes, por cierto, de Manuel Chaves Nogales, aun cuando poquísima gente deba haberlos leído. Lo mejor, sin embargo, es ver citados como españoles a Hemingway, Orwell y Thomas Bernhard, y como libros El verdugo, de Berlanga y Azcona. ¿Aceptan pulpo como animal de compañía? Pues, claro que sí, sólo faltaría.
......
Todo puede superarse sin embargo, porque la entradilla de la revista resulta espectacular, puro periodismo gonzo. Dice así: “Por suerte para nuestros lectores, no nos hicieron caso: aparecieron libros escritos por latinoamericanos, europeos y un estadounidense (...), algunas películas...”. Y ahora viene el remate, sin duda lo mejor: “Lo cual no hace sino más representativa esta selección, que quiere ser una constelación abierta de la vida intelectual española del último siglo”. Pues eso, que sí, que aceptamos pulpo como animal de compañía, y lo que nos echen, siempre que sea dentro de una constelación abierta...
......
* Los cuadros son de Enzo Cucchi
.......

8 comentarios:

´´Saray´´ dijo...

Hay más de una novela canaria que debería haber estado en esa lista, por poner un ejemplo ´´El collar de caracoles´´ de Félix Casanova de Ayala que aunque se publicó en las islas en el 81 no fue hasta el año 2.000 que se sacó una primera edición en condiciones en la Península.

En mi humilde opinión en esta década han sido tres las regiones que han dado los mejores escritores de este país: Aragón, Canarias y La Rioja (Castilla y León podría entrar en esta lista también gracias a tres escritores) por lo que no veo tan mal que se hayan incluído autores de estas regiones en la lista.

No sólo lo que vende en grandes cantidades es buena literatura; a decir verdad, rara vez lo es.

Personalmente Martínez de Pisón no me impresiona (aunque no me disgustan sus cuentos tampoco) pero creo que más de uno estaría de acuerdo en su inclusión en esta lista.

No hace ni dos semanas vi su libro incluído en la lista de las 50 mejores colecciones de relato corto de la historia. Um... ojalá me acordase del nombre de la publicación donde salió pero leo tanto que luego no recuerdo :)

Le animo a que asista alguna vez al club de lectura Literatura Canaria de la C/Jovellanos en Madrid porque descubriría algunos libros maravillosos. Se reúnen un lunes al mes sino recuerdo mal.

¡Un saludo!

Fernando Valls dijo...

Saray, en Europa se habla de la posible existencia de una literatura europea; Sánchez Robayna, como había hecho antes Octavio Paz, defiende en esa encuesta la literatura hispánica, algo que comparto, pero que debería ser recíproco (o sea, que en México, Argentina, Chile, etc., tuvieran el mismo interés por la literatura española que nosotros tenemos por la de aquellos países); pero separar la literatura escrita en castellano por comunidades autónomas, como si lo que se hace en Canarias, en conjunto fuera diferente de lo que se escribe en Aragón o Andalucía, creo que tiene escaso sentido. Hay que ir hacia ámbitos más amplios, donde la exigencia sea mayor y la complacencia y la subvención menor.

Angeles dijo...

Y no sólo habría que deplorar las listas bajo perspectivas regionalistas, porque las selecciones en España suelen ser sesgadas, interesadas y manipuladas, convirtiendo al arte literario en sucedáneo del balompié. Esto es también un negocio, no hay que olvidarlo, y en las listas intervienen los intermediarios: agentes y editores que imponen sus criterios. Yo procuro evitarlas.

Hiperbreves S.A. dijo...

Qué manía de aplicar el nacionalismo excluyente y reduccionista también a la cultura. Y no lo digo por el comentario de Saray. Escribo desde Canarias y me parece que muy poca literatura de calidad de las islas ha logrado traspasar las fronteras del Archipiélago en las últimas décadas y cuajar aunque sea levemente entre el público más allá de los especialistas... Sólo me viene a la memoria "Mararía", de Arozarena... Lo de Vázquez Figueroa lo considero puro entretenimiento sin gran trascendencia cultural. Los poetas Tomás Morales o Pedro García Cabrera no me parece que sean demasiado valorados fuera de las islas. Tampoco Mercedes Pinto, Isaac de Vega, Pedro Lezcano, Manuel Padorno, Carlos Pinto Grote, Arturo Macantti, los Millares Sall, o los Juan Cruz o Fernando Delgado (como escritores). Igual me equivoco.

´´Saray´´ dijo...

Fernando, entiendo lo que dice pero en mi caso agradezco esa ´´separación´´ de literatura en castellano por comunidades autónomas porque considero que el contexto histórico, realidad social y factores como el sentido del humor propio de la tierra o las tradiciones hacen que los escritores escriban y traten ciertos temas de un modo radicalmente diferente y personalmente no veo eso como algo negativo en absoluto sino todo lo contrario; enriquece la producción literaria de este país.
Le aplico a la literatura aquel eslogan turístico de hace algunos años ´´España: 17 regiones, 17 mundos´´ y es que leyendo a algunos escritores una siente que esta adentrándose en otra cultura.
No es lo mismo leer a Luis Mateo Díez que a Iban Zaldúa o al recientemente fallecido Rafael Arozarena, por poner tres ejemplos de escritores cuya literatura está ligada intímamente a la ´´psique´´ por asi decirlo de las regiones donde nacieron y se criaron.
Asi que si, en mi caso pienso que en conjunto lo que se escribe en Aragón, Andalucía y Canarias (podría ser cualquier otra, por supuesto) es totalmente diferente y ¡gracias! porque ya hay bastantes clones literarios saliendo de las grandes editoriales.
Afortunados/as somos que existe esa diferencia y que una coge un libro de Kirmen Uribe (por citar uno de mis escritores favoritos) sabiendo que lo que me va a contar yo no lo he vivido de la misma manera y me va a transmitir sensaciones nuevas y además aumentar mi conocimiento. Para mi esa es la belleza de la literatura.
Con respecto a la reciprocidad España-América Latina no debería darse por asumida sino que su base fuese una: seguir criterios de calidad. Ellos están a años luz de nosotros en sub-géneros literarios como el cuento (y lo han estado durante décadas) asi que realmente no me sorprende el escaso interés mostrado al otro lado del charco.
Recientemente recibí una revistita literaria gratuita desde Montevideo y leyendo sus páginas más de una vez me sorprendí a mi misma pensando ´´Mucho mejor que los cuatro gatos que escriben siempre en los suplementos dominicales de los grandes periódicos en España´´.
El tema subvenciones es importante darse cuenta que en muchas regiones no sólo es casi inexistente sino que en ocasiones un escritor que muestre ´´indicios´´ de salirse de una temática popular entre el público puede crearse enemistades entre el partido político que apruebe esas subvenciones y por tanto ser automaticamente eliminado/a para optar a su concesión.
El amiguismo, como lo hace en tantos otros campos, también influye a la hora de ser publicado o no ya que como bien dice Ángeles esto también es un negocio.
Y otras regiones si no fuese por las diminutas editoriales que tienen (me viene a la cabeza la 4 de Agosto de La Rioja) tendrían un sinfin de escritores/as con talento sin posibilidad alguna de tener sus trabajos algún día publicados. Más preocupante que las subvenciones me parece el tema de las editoriales de autopublicación que están a la orden del día en este país y 99% de su producción es pobrísima por decirlo sutilmente. En España cualquiera que tenga un libro publicado en la editorial donde trabaja su primo se considera a si mismo un escritor y terminan incluso haciendo presentaciones de su libro en Madrid/Bcn y escribiendo artículos en El País y otros medios de comunicación escrita. Eso si que es dañino para la salud literaria de este país.
Yo personalmente no compro nunca de grandes editoriales y todo lo que leo de escritores españoles lo adquiero de editoriales independientes. Ahora mismo tengo un interés especial en lo producido en Castilla y León que me ha ayudado a entender la personalidad de sus gentes desde que me mudé aqui y en nada comenzaré a leer a algunos escritores catalanes y gallegos (estos últimos en galego asi de paso no olvido la lengua) que me han recomendado.
Me seguiré leyendo su blog para apuntar libros que recomiende. Un saludo.

´´Saray´´ dijo...

Ay Hiperbreves S.A me has recordado lo mencionado hace un mes en un foro sobre literatura canaria donde Brito, uno de los chicos, mencionó que fue a un ´´El Corte Inglés´´ en Madrid y al preguntarle al dependiente por el libro de Nivaria Tejera su respuesta fue (con cara de susto) ´´¿Cómo? pero si eso es literatura canaria. ¡No, no! éso no se vende en la Península´´.
Después de ´´patearse´´ como nosotros decimos 5-6 librerías más con respuestas similares terminó yendo a Espacio Canarias a comprarlo.
Yo tengo que pedirle siempre a mi madre que me envíe los libros desde allá porque ni buscándolos en las librerías de segunda mano por Internet he logrado encontrar alguno y cuando he solicitado que me lo busquen me han dado largas directamente.
La gente en el foro muchos comentaban que se sienten como ´´contrabandistas de cultura´´ y como si viniésemos de un país muy, muy lejano.
Y totalmente de acuerdo con tu comentario sobre Vázquez Figueroa; personalmente me duele que con tanto talento literario que hay en las islas este señor sea el que venda y se le traduzca a otros idiomas.

Fernando Valls dijo...

Ángeles, hacer crítica de libros en un periódico o revista también es hacer listas, desde el momento en que de todos los libros posibles eliges unos y dejas de lado otros. Al cabo de un año, ya has generado tu propia lista. Lo malo no son las listas en sí, las elecciones, sino cómo se hacen.

Fernando Valls dijo...

Nos estamos alejando del tema de la entrada, y la existencia o no de una literatura canaria o andaluza singular me interesa bien poco. No creo ni poco ni mucho ni nada en esas diferencias.
Raúl, me parece que casi todos los escritores que citas son suficientemente conocidos y tienen su sitio en la historia de la literatura española, desde Tomás Morales y Pedro Gracía Cabrera, a Isaac de Vega, Manuel Padorno o Sánchez Robayna, por no recordar a Domingo Pérez Minik, uno de los grandes críticos literarios españoles del XX. Pero no como canarios, sino como escritores españoles.
Nivaria Tejera pasó su infancia en Canarias, pero nació y vivió la mayor parte de su vida en Cuba y París. Si un dependiente del Corte Inglés sabía que Nivaria Tejera era canaria (nada menos verosímil), no siéndolo, Saray debería darse con un canto en los dientes.