jueves, 24 de diciembre de 2009

El diente de león de los deseos....

.....
Felices fiestas y feliz 2010 para todo el equipo que formamos La nave de los locos. Te mando una imagen del diente de león que hice hace un par de años en Itxas Burni. Dice la leyenda que soplando sobre esa constelación de levísimas semillas blancas, y al tiempo que vuelan dispersándose, si pensamos un deseo se cumple.
¡Cuántas veces he soplado sobre su cabeza blanca!, y sí, algunos de esos deseos se han cumplido....
Ahí va como herramienta para los deseos del 2010.
Julia Otxoa
.
........

7 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muchas felicidades a todos.

Un fuerte abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Feliz Navidad, Fernando y amigos. Un abrazo.

Ana dijo...

Pues habrá que buscar es diente de león...
Felicidades y enhorabuena. Abrazos

Hiperbreves S.A. dijo...

Sopló el diente de león y desencadenó el fin del mundo. Cosas de dioses supersticiosos.

Julia Otxoa dijo...

Respondiendo a Hiperbreve S.A Hablas de Dioses superticiosos........sin embargo te recuerdo que gran parte de nuestra cultura europea descansa sobre la mitología griega...
la fábula....el símbolo....la quimera..forma parte de la cultura de la Humanidad y conforman con los frutos de la razón, nuestro equipaje de sociedades conremporáneas.

La razón poética que diría María Zambrano tiene mucho que ver con esa unidad de la que hablo.

saludos
Julia Otxoa

Hiperbreves S.A. dijo...

Julia, no te lo tomes a mal... era sólo un microrrelato. No es una crítica ni nada parecido. Imaginaba a un dios todopoderoso sucumbiendo a la tentación de soplar un diente de león, por supestición divina. Lo del fin del mundo es una licencia. Quizá el dios deseó rehacer su obra y como es todopoderoso... el deseo se cumplió de inmediato.

PD: Yo he soplado cientos de dientes de león.

Julia Otxoa dijo...

Hiperbreve S.A., te pido disculpas por haber interpretado equivocadamente tus palabras, veo que además por lo que me dices tú también has soplado esas cabezotas blancas de diente de león.

Me alegro de que no seas uno de esos para los todo lo que se salga del dos mas dos cuatro, es ya cosa poco seria.

Felices días junto al diente de león, ya es curioso que esta planta con semillas tan leves aunque de hojas dentadas (será por eso lo de su nombre ) se llame de ese modo.

Por lo demás tu micro del dios soplando el diente de león intentando rehacer su obra, me gusta.

saludos
Julia