sábado, 24 de noviembre de 2012

Adiós a José Luis Borau

.......
A la edad de 83 años ha muerto de cáncer José Luis Borau (Zaragoza, 1929). Destacó como cineasta, dirigiendo películas como Furtivos, o la serie Celia (1992), basada en el personaje de Elena Fortún, para la televisión, con los guiones de Mi querida señorita (1971) y Camada negra (1977), pero también fue narrador y editor (en sus Ediciones del Imán apareció la Obra completa de Andrés Carranque de Ríos, por solo destacar un título de los muchos interesantes). En el mundo del cine trabajó, además, como productor (El Imán), actor (en Malaventura, de Gutiérrez Aragón, o en Ilona llega con la lluvia, de Sergio Cabrera, inspirada en la novela de Álvaro Mutis) e incluso como profesor y crítico cinematográfico. No debe ser fácil encontrar a otra persona que haya tocado tantas teclas en el séptimo arte. Entre 1994 y 1999 fue presidente de la Academia de las Artes y de las Ciencias Cinematográficas y, a partir del 2007, presidió la Sociedad General de Autores y Editores de España. En sustitución de Fernando Fernán Gómez fue elegido miembro de la Real Academia de la Lengua en el año 2008. Creó una fundación para ayudar a los que se iniciaban en el oficio del cine.
.......
......
Pero me gustaría llamar la atención sobre una faceta, entre sus múltiples intereses,  quizá menos conocida, la de su obra literaria. No en vano, en la editorial Menoscuarto publicamos su segundo libro de cuentos, titulado El amigo de invierno (2008). Antes, con los relatos de Camisa de once varas (2003) había obtenido el Premio Tigre Juan, y posteriormente publicó los Cuentos de Culver City (Pre-textos, 2009). En aquellos años lo conocí en Madrid, pasamos un buen rato charlando en la cafetería de un hotel de la calle Alcalá, y durante los meses posteriores intercambiamos correos, a través de su secretaria, y creo recordar que también alguna llamada teléfónica. Tras interesarme por los libros de su editorial, él tuvo la generosidad de enviármelos. Lo recuerdo como un hombre afectuoso, sonriente y desgarbado, curioso y amante de la conversación. Creo que no se entiende, en toda su complejidad, quién fue realmente Borau sin conocer su narrativa de ficción. Su personalidad quizá se resuma en esa imagen de 1998, mostrando las palmas de las manos blancas, denunciando un reciente crimen de ETA.  
.......
.......
.......

4 comentarios:

CDG dijo...

Además de lo dicho por ti, añado una frase que le leí en una entrevista y que a menudo uso para referirme a mí mismo:
Soy un error de casting.

Anónimo dijo...

Una gran persona, socarrón e inteligente. Lo conocí y guardo un buen recuerdo de él. Esa imagen con las manos pintadas de blanco fue una lección del creador sensible que fue.
Juan Gracia Armendáriz

Melodi y su sapiencia dijo...

Hola, muy buenas tardes, ¿qué tal estás? Espero que maravillosamente bien al igual que tu interesante blog. Caí de casualidad en tu espacio y me alegro de ello, ya que he disfrutado de las entradas que he tenido tiempo de ojear y me han parecido muy entretenidas, enganchan al bloguero. Tienes una web muy recomendable y te felicito. Espero que sigas creciendo y que nunca abandones el rincón de tu mente. Seguiré visitándote siempre que tenga un tiempo libre para ver las restantes entradas y las nuevas que subas. Te deseo mucha suerte y espero que pronto subas un nuevo post para disfrutar de él.

Si me lo permites, ahora me gustaría invitarte a mi blog DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA. Si te gusta la literatura personal (relatos, cartas, reflexiones) bien estructurada y cuidada este es tu espacio, además, podrás compartir tu blog con todos nosotros en la sección "Aquí tu web": http://insolitadimension.blogspot.com.es/

Un gran abrazo desde Málaga y gracias por compartir un trocito de ti.

Amando García Nuño dijo...

Curioso (o quizá no tanto), he elegido la mismo foto para ilustrar una pequeña entrada que le he dedicado a Borau en mi blog.
Un hombre polifacético y cabal.
Un abrazo.