sábado, 10 de abril de 2010

Lluís Pascual regresa al Lliure

......
.....
El patronato del Teatre Lliure de Barcelona acaba de nombrar a Lluís Pascual nuevo director por unanimidad, a partir de la temporada 2011-12, en sustitución de Àlex Rigola, quien me parece que ha desempeñado el cargo a plena satisfacción de todo el mundo. En 1976 Pascual, con 25 años, estaba entre los fundadores del Lliure del barrio de Gracia, y junto a Fabià Puigserver fue su otro gran valedor. El teatro se estrenó con su montaje de Camí de nit de 1854 y se clausuró con El jardín de los cerezos. Luego fue director del Centro Dramático Nacional, de Madrid, del Teatro de Europa, con sede en el Odeón, de París, y de la Bienal de Teatro de Venecia. A él le debemos montajes míticos tales como Roberto Zucco (1993), de B.M. Koltés; Luces de bohemia, de Valle-Inclán; El público y Comedia sin título, de Lorca; o Esperando a Godot (2001), de Beckett.
.......
.......
Lo poco o mucho que sabe uno de teatro, el gusanillo de la afición, lo adquirió en aquel pequeño local de Gracia, viendo obras de Ibsen (Hedda Gabler fue mi primer Lliure), Shakespeare, Büchner, Chéjov, Strindberg y Genet, al cuidado de Puigserver, Pascual, Pere Planella, Carlota Soldevilla, Muntsa Alcañiz (mi actriz preferida), Anna Lizaran, Imma Colomé, Fermí Reixach, Quim Lecina, Toni Sevilla y Lluís Homar, entre otros.
......

......
Un buen amigo, más joven que yo, me comentaba que el regreso de Pascual podría suponer la vuelta al pasado. La verdad, no lo creo, quizá porque en cuestiones artísticas nunca he creído en esas divisiones de jóvenes y veteranos, y mucho menos en el juvenilismo que nos invade. Para mí, el director, discípulo del gran Giorgio Strehler, ha sido siempre un clásico, y los clásicos, a diferencia de los modernos, nunca dejan de estar de moda. Espero con suma curiosidad los nuevos montajes, la reapertura del viejo teatro de Gracia. ¿Con La casa nova, de Goldoni? Por lo pronto, me imagino que veremos aquí Doña Rosita la soltera que ha preparado para el Piccolo de Milán, curiosamente la única pieza española que el Berliner tiene ahora en su repertorio. Las obras dirigidas por Lluís Pascual pueden ser más o menos acertadas, pero nunca decepcionan y, a menudo, son de lo mejor que puede verse hoy en Europa. No en vano, ha sabido siempre apostar por autores, actores y obras que no se olvidan.
.....
* En la primera foto aparece el director y en la segunda y tercera los montajes de Esperando a Godot y Luces de bohemia.
..........

4 comentarios:

María dijo...

Yo todavía recuerdo su montaje de "Luces de bohemia" en Madrid, en el María Guerrero. No he vuelto a ver uno de esa obra que me impresionara tanto.
Un saludo

Bel M. dijo...

Y yo recuerdo haber visto DªRosita hace mucho mucho tiempo en Barcelona, pero no sé si la dirigía él. Exactamente, ese "juvenilismo" que llega a todos los ámbitos. También se dice que en España es el país con presidentes más jóvenes... no parece que nos haya ido tan bien.

Rocío Márquez dijo...

Buen blog y genial entrada.
Saludos.

Jordi Masó Rahola dijo...

Que Lluís Pascual vuelva al Lliure es una noticia excelente, y la garantía de espectáculos de calidad.
(No tiene nada que ver, pero en el artículo de hoy en El País Semanal, Javier Marías ha echado mano de "acercanza" con la mayor naturalidad)