jueves, 5 de noviembre de 2015

FABIANA CALDERARI

.....
LA BUSQUEDA
......
Desde aquí alcanzo a verlos. Pobres niños. Uno de ellos no para de llorar. La madre le grita y el pequeño retrae sus hombros, guarda la cabeza como intentando esconder el olor pestilente del monstruo que entra en su barriga. Los otros dos de allá sienten hambre y no hay nadie en la casa. Planeo y remonto. Aquella niña tiene juguetes que no han aprendido a volar. No doy más. Planeo y remonto, y nada. Apenas puedo sostener el cuello extendido y estas largas patas rojas van perdiendo gracilidad. Tiembla mi pico por el peso del hatillo. Soy asustadiza y estoy cansada. Pese a todo, hasta que no encuentre un destello  de amor y ternura, no soltaré  a este niñito.  
.......
.......
PELEAS
......
Algunos lloran o gritan. Yo prefiero acurrucarme debajo del cobertor y esperar. Aprieto mis manos contra las orejas y cierro los ojos para desaparecer. Lentamente la oscuridad raya la noche y sorbe el compás de la estridencia. Sólo mis dientes rechinan hasta que sale el sol. Los oigo preparar el desayuno y aparezco otra vez. “¡Buen día, hijo!”, me dicen con tono menguado, como si hubiéramos podido dormir toda la noche.
.......