martes, 24 de noviembre de 2015

`El vigía´, de Diego Marín Galisteo

......
CARPE DIEM
......
En mi primer viaje en avión intercambié sin querer mi maleta con la de otro pasajero, y no me di cuenta hasta que llegué al hotel. Como soy pragmático, amoldé mis vacaciones al tipo de equipaje que me tocó.
.......
En otra ocasión, estando en un parque, me llevé por error un cochecito con un niño dentro que no era el mío. Como soy hombre de costumbres fijas, cuando volví a casa lo bañé, le di de comer y lo dejé en la cuna.
.......
De igual modo, le he dicho te quiero muchas veces a la mujer equivocada, pero esa es otra historia…
......
Tengo que añadir que, después de todo, también soy una persona optimista, y ahora que estoy cayendo por este precipicio en un coche que no es el mío, no me preocupo. Seguro que esta confusión será la última.
...
.....
* Este microrrelato forma parte del libro El vigía, de Diego Marín Galisteo, publicado por la editorial La isla de Siltolá, en el 2015.
...... 

3 comentarios:

©SandraSánchez(Pulgacroft) dijo...

Jeje, qué bueno este micro Fernando, gracias por compartir. Me encanta el género.
Saludos,
Sandra Sánchez.

Pedro Herrero dijo...

En realidad, el texto propone un precipicio al final de cada frase, cuando un hecho circunstancial deriva siempre hacia el absurdo. La historia avanza desde la anécdota inicial hacia una consumación dramática, tratada con ironía. Buena presentación para un autor del que nada sabía, y que habrá que localizar.

Ildefonso Robledo - ANTIQVA dijo...

Estamos ante un maestro de este genero, tan atractivo...

Saludos