jueves, 23 de julio de 2015

Piropo a Eduardo Mendoza

......
Se queja Eduardo Mendoza de que cada vez que saca una novela nueva le digan que La verdad sobre el caso Savolta, la primera que publicó, en 1975, era mejor. Y es probable que sea así; pero de lo que en realidad nos quejamos algunos -y el periodista que le hace la entrevista tendría que haber tenido los suficientes reflejos para habérselo planteado- es de que un narrador de tantísimo talento como es Mendoza, autor de otra novela no menos extraordinaria, La ciudad de los prodigios, haya perdido el tiempo escribiendo algunas obras tan flojuchas, de tan escasa sustacia. En eso consiste nuestra decepción, en realidad un elogio de sus mejores obras. En suma, que con un Gurb, divertídísima narración, era suficiente.
......
.......

8 comentarios:

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Totalmente de acuerdo. A mí la de Pomponio Flato me pareció un churro (con respeto a los churros).

Susana Camps dijo...

Vaya por delante que cada día tengo menos claras mis ideas sobre literatura y sobre cualquier otra cosa... pero a bote pronto me causa simpatía la conducta desinhibida de quien ya se confirmó como un gran talento. ¿Por qué no iba a pasar la vida haciendo lo que le dé la gana, una vez demostrado lo principal? Él ya es Mendoza.

Fernando Valls dijo...

Pero, Susana, no estamos hablando aquí de lo que él quiera hacer, que ni que decir tiene que está en su derecho de escribir lo que le apetezca, sino de la calidad literaria de sus libros, y creo que también los lectores -por no hablar de los críticos- tenemos derecho a analizarlos y juzgarlos. Un abrazo.

Pilar dijo...

A mí también me gustaron El laberinto de las aceitunas y El misterio de la cripta embrujada. Los otros, no. Me gustan mucho la prosa ágil y el ritmo de las novelas de humor de Mendoza, y milagrosamente, también las disfrutan los alumnos. las últimas han perdido la agilidad que tenían Gurb, y las que he dicho.

Susana Camps dijo...

Por supuesto que los críticos tenéis ese derecho, y hasta deber, faltaría más; solo expresaba mi primera impresión al leer la entrada. He empatizado con la actitud de Mendoza, resultados literarios al margen. Aunque el centro del comentario fuera el otro... ¡hoy estoy periférica, sorry! Besos.

Jordi Masó Rahola dijo...

Yo además de las obras citadas, destacaría también "El año del diluvio" y "Una comedia ligera", creo que son dos buenas novelas. Y el primer libro protagonizado por el detective chiflado (La cripta embrujada) recuerdo que me hizo reír con ganas...

Maripaz dijo...

Lo mismo le pasa a Antonio Muñoz Molina, tiene obras maestras y otras realmente flojas

Fernando Valls dijo...

Maripaz, a mí me parece que en muy distinta proporción. Creo que `Beatus Ille´, `El jinete polaco´, `Sefarad´, `La noche de los tiempos´ e incluso la parte más autobiográfica de `Como la sonbra que se va´ son muy notables; pero además sus ensayos sobre arte, literatura y cultura son buenos y puede hacerse una amplia antología con sus mejores artículos; y también me gusta `Ardor guerrero´, sea del género que sea. Saludos.