sábado, 17 de mayo de 2014

¿Qué es la novela inspiracional?

.......
Recibo el siguiente anuncio de una editorial:
.....
Después del impresionante éxito de Donde tus sueños te lleven (con más de 40.000 ejemplares vendidos), Javier Iriondo vuelve con la novela inspiracional Un lugar llamado destino, que nos desvela las claves para enfrentarnos a los pequeños y grandes desafíos que nos depara la vida: la superación del duelo, el amor en pareja, la amistad, la búsqueda de sentido y la realización personal.
.....
Aparte del concepto de novela inspiracional, que es la primera vez que oigo (¿alguien sabe qué es una novela inspiracional? ¿Se trata, acaso, de la nueva denominación de los libros de autoayuda?), llama la atención la escasa imaginación del autor y de sus editores, pues el primer título copia descaradamente otro célebre de Susanna Tamaro, y el segundo el de una película de Robert Redford no menos conocida. ¿Consiste en eso precisamente la novela inspiracional, en su paradójica falta de inspiración? Y a todo ello habría que añadir que inspiracional es un anglicismo tan desafortunado como innecesario.
......
......

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Fernando:
Tienes más razón que un santo. Qué horrible que tantos autores de hoy se empeñen, con tal de medrar, en tomar como referencias culturales la tele o la "cultura" cutre (que no popular).
Y lo de "inspiracional", digo yo, será como que escribe una novela no porque necesite mostrar su poética y su visión de las cosas o exponer una filosofía determinada, sino porque "le ha inspirao" (dicho así, jajaja)
Besos, Fer. Qué falta nos hacen más críticos como tú (hay, lo sé, pero sois pocos)
;-)
Inés Mendoza

Fernando Valls dijo...

Gracias, Inés, por tus amables exageraciones.
Te eché de menos en la entrada sobre Los Van Van, te imaginaba bailando.

Virmared Santiago dijo...

Lo inspirativo no tiene porqué estar reñido con el fundamento literario en un texto. Los anglicismos andan rampantes por todas partes y pueden molestar como también venir muy a la medida según la intención que se tenga. Lo mismo ha de pasar con los francecismos, digo yo. Ojalá y se tomase más en serio la edición y la investigación de ciertas cosas antes de publicar. La aplicación del DRAE resolvería muchas de ellas en un santiamén y gratuitamente.

La literatura es un vehículo a la disposición de todos, unos con más destreza que otros, mas no por eso más o menos meritoria a raíz del tema en el que se centre.

Yo he encontrado títulos como el de Juan Salvador Gaviota bajo Inspirational Literature; es esa obra digna del respeto de círculos literarios "serios"? Lo pregunto porque nunca me lo he cuestionado. Ay, la ironía de las cosas. Yo siento una admiración grandísima por la literatura de Isabel Allende, sin embargo tengo compañeras de docencia que no la consideran "tan buena..." La comparan con éste y con aquél y con eso resuelven el asunto. Afortunadamente todo en esta vida es cuestión de percepción.

Lo inspirativo es un género con mucho auge aquí en Estados Unidos; muchos probablemente quieran imitarlo sin mucho éxito, ¿y qué? Lo mismo pasa en muchos otros renglones de vida y oficios.

Hace muchos años leí Autobiografía de un Yogi, de la cual guardo muchas gratas memorias porque me hizo sentirme cercana a la experiencia sublime de vida física y no física de un hombre singular, tan singular como todos nosotros, en la misma búsqueda que todos: la de sentirse realizado y con propósito. Si hay público que se sirve de la diversidad en la creación literaria para qué cuestionarse nada más. ¿O son sólo un puñado los que tienen la sartén agarrada por el mango?

Un abrazo de sábado iluminado!!! :)

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Pues, dada la alegría con que este país acoge los neologismos, me temo que hará escuela, y hasta se extenderá a otros géneros literarios. Ya imagino las antologías de poesía inspiracional. Abrazos.

Pilar dijo...

Fernando, tienes razón. Por lo visto, una novela inspiracional es la continuación de los libros de autoayuda. Por curiosidad y porque desconocía el término (a lo mejor porque no existe) he buscado en Internet y he encontrado más de veinte novelas inspiracionales. Como dice Antonio, pronto veremos la poesía y el teatro inspiracionales.
Y una duda: ¿si una novela que ayuda e inspira es inspiracional, otra que te desanima o te quita las ganas de seguir leyendo, sería expiracional o espiracional?. Imagino que dependiendo de si te mueres de aburrimiento o simplemente cierras el libro y sueltas aire.
Pilar

Anónimo dijo...


Tres apuntes.
Se dice "galicismos" no "francesismos".
Y ¿Juan Salvador Gaviota literatura seria? Me río.
Hay público para las cosas más abyectas desde los tiempos del romano "pan y circo".

Inés Mendoza

Fernando Valls dijo...

Inés, ¡no me digas que salvas a Isabel Allende!, habría que darle también un poco de estopa... Creo que las compañeras de docencia de Virmared tienen más razón que un santo, o que un yogui.
Saludos y gracias a todos por vuestros comentarios.

Anónimo dijo...

Fernando, acabo de descubrir por casualidad este mensaje supuestamente mío, que no lo es. Solo puse uno en esta entrada, que es el que está más asrriba. No suelo corregir de esa manera, ni son mis estilemas. ;)

Inés Mendoza