jueves, 2 de abril de 2015

La lengua del escritor: Julian Barnes

.......
"Ser inglés hoy es más una cuestión de lenguaje que otra cosa. Un lenguaje que adoro y quiero mantener a salvo, sobre todo de americanismos. No es que esté en desacuerdo con todas las influencias, tuvimos muchas que llegaron de la India y lo enriquecieron, el problema con el inglés de Estados Unidos es que lo empobrece, y no quiero que nos convirtamos en una ínfima versión suya".
....

........
* De una entrevista de Julian Barnes con el periodista y escritor Jesús Ruiz Mantilla, El País Semanal,   10 de noviembre del 2014.
...... 

4 comentarios:

elf dijo...

Pero la lengua no conoce de fronteras. No se puede controlar, ni moldear a nuestro gusto. Seguirá cambiando a medida en que también lo hacen los países, las personas aunque nos duela que así sea.

Fernando Valls dijo...

Elsa, me parece que se refiere, más bien, a la innecesaria utilización de ciertas palabras, cuando tenemos otras propias del idioma. Por ejemplo, pienso en el castellano de España: ¿por que ahora todo son `eventos´, ya no hay acontecimientos, actos? Evento, aunque de origen latino, es uno de esos anglicismos innecesarios que hemos tomado del español de algunos países de hispanoamérica, cuya presencia en el idioma, aparte de horrorosa, resulta poco necesaria. El que podamos evitar su presencia es otra cosa, pero creo que habría que hacer lo posible para desterrarlo y seguir usando los términos propios de nuestra lengua. No me imagino que, por ejemplo, a los argentinos les hiciera ninguna gracia que la palabra `cuadra´ fuera sustituida por `manzana´. El que el inglés, de Europa, volvamos a Barnes, mantenga unos registros propios, no admitiendo todo tipo de contaminaciones, aunque aceptando las necesarias, es una labor de los escritores, filólogos, periodistas, de todos los que trabajan con el idioma.
Saludos.

Francis Black dijo...

He escuchado a algún periodista de canal plus decir: bajar la pelota al piso. Yo ahora voy adquiriendo expresiones colombianas, creo que es inevitable cuando las escuchas a diario. Lo que me pone de mal humor es el after work anunciado en los bares, es una expresión totalmente comercial para algo que ya hacías hace cien años, no fruto del contacto personal o cotidiano.

Fernando Valls dijo...

Francis, creo que era Di Stefano quien empezó a decir en España lo de bajar la pelota al pasto, y por fortuna no cuajó, y era Di Stefano...
Saludos.