viernes, 13 de marzo de 2015

`EI oscuro relieve del tiempo´, de Iván Teruel

.......
ENTRE ESCILA Y CARIBDIS
......
¿Recuerdas aquel ratón moribundo? Una voz deshilachada. Sí, le digo. ¿Lo recuerdas? Mi padre, con los restos de su voz de siempre. Sí, le digo. ¿Lo recuerdas? Sí. Ahora es mi voz la que se fragmenta. Y mi memoria rescata la imagen de mi padre tocando el ratón con la punta del pie para ver si aún vivía: un cuerpo indefenso estremeciéndose. Y entonces mi padre que clava la mirada en el pequeño animal, lo rodea nervioso, niega con la cabeza repetidamente. Lo que sigue es el chasquido del cuerpo indefenso contra una tapia. ¿Y aquella paloma, al lado del contenedor? Sí, también. Y la memoria recupera variaciones de lo mismo: la paloma y su cuello medio quebrado, mi padre mirándola primero, rodeándola y negando con la cabeza después, cogiendo una barra de hierro. Y mi mano estirándole del brazo, que no lo hiciera. Su voz musitando que debía hacerlo. ¿Lo entiendes, verdad? Sí, claro. Y ahora soy yo quien fija la mirada en un cuerpo indefenso, quien niega con la cabeza repetidas veces, quien empieza a rodear nervioso la cama donde mi padre, de pronto, suplica ser aquel ratón o aquella paloma de hace treinta años.
.......
.......
* El oscuro relieve del tiempo, Edicions Cal.lígraf, Figueras (Gerona), 2015, es el primer libro de microrrelatos de Iván Teruel.
.......

10 comentarios:

Paz Monserrat Revillo dijo...

Enhorabuena, Ivan, por la publicación de tu libro. Este texto me hace pensar en que para muchos la visión de un animal herido de muerte constituye el primer contacto con la idea de finitud.Terrible visión que tu has sabido recoger en tan pocas palabras , pero que desencadenan tantas imágenes.¡Felicidades!

Ximens dijo...

Felicidades, Iván, por la publicación. Un micro fuerte, como deben ser. Planteamientos, ponerse en situación. Eutanasia sí o no. Compasión. Espero tu presentación en Madrid.

Pedro Herrero dijo...

El tiempo presente, mantenido de forma rigurosa a lo largo del texto, sitúa en un mismo plano los recuerdos del personaje y el relato de la acción que desencadenan. Ni siquiera acude el autor al uso de guiones o comillas para separar los diálogos, porque todo forma parte del mismo trance, del mismo dilema, de la misma definición con la que se explica (como si se tratara de la entrada de un diccionario) el título elegido para este argumento.

Tus amigos, Iván, estamos de enhorabuena con la aparición de este libro. Seguro que lo iremos celebrando allá por donde vengas a presentarlo en sociedad.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Mi enhorabuena a Iván. Este relato y algunos de Araceli Esteves me hacen pensar que el microrrelato actual tiene mucho que decir como narrativa social o de experiencia colectiva.

Patricia Nasello dijo...

Extraordinario micro, Iván. Mi enhorabuena por la publicación de tu libro con el que te merecés, y para muestra basta un botón, el mayor de los elogios.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Enhorabuena, Iván! Tu libro no podía faltar en la biblioteca de esta nave.

Un abrazo para el autor y otra para el capitán-bibliotecario.

Purificacion Menaya dijo...

Enhorabuena, Iván, por este nuevo libro. Un relato donde el pasado y el presente se entrelazan y nos muestran una realidad simétrica en sus personajes, dura realidad que golpea al narrador y al lector.
Espero hacerme en breve con el libro. Abrazos.

Isabel Mercadé dijo...

Muy bueno. Enhorabuena al autor.

Yolanda dijo...

Original muestra de ponernos frente a un tema tan espinoso.
Espero tener pronto tu libro entre las manos, felicidades por la publicación.

Lola Sanabria dijo...

Nunca defraudas, Iván. Tus textos siempre llenos, provocan emociones en el lector.

Un abrazo de enhorabuena.