jueves, 27 de noviembre de 2014

`La vida imposible´, de Eduardo Berti

......
Tiro en la nuca
............
La silenciosa práctica del tiro en la nuca tiene, por supuesto, leyes rigurosas. Su territorio son los autobuses ciudadanos. El matador debe escoger un hombre para nunca moverse del asiento a sus espaldas. Solo una cadena de casualidades hace posible la así llamada «situación de disparo», que ocurre cuando el matador queda sentado tras el último viajante. Los choferes son cómplices, fingen que nada ven, pero en el fondo admiran el olfato de los matadores para adivinar quién será el último que querrá descender. Raramente se oye el fatídico disparo: son demasiadas las casualidades requeridas. Por eso es que bajamos tantas veces vivos del transporte público.......
 
 
.......
* Este microrrelato forma parte de La vida imposible, Páginas de Espuma, Madrid, 2014.  
.....

5 comentarios:

Pedro Herrero dijo...

Lo que me llama la atención de este texto, que se abre paso con precisión barajando probabilidades en un escenario tan inestable, es esa frase final en la que el autor abandona la especulación sobre una víctima anónima y nos involucra a todos en una especie de axioma, lleno de intriga y difícil de contradecir.

Yo creo que este libro merece una segunda entrada en La nave, dedicada a la segunda parte que, bajo el título de “Ramonerías”, rinde homenaje a Ramón Gómez de la Serna con perlas como esta: “Un día aplaudirán como vanguardista al afinador de pianos”.

Propílogo dijo...

A mí este libro me ha dejado triste.
De hecho creo que lo más valioso aquí son esas Ramonerías de las que habla Pedro.
Nos llevaría a una discusión muy subjetiva de lo que debe haber en un microrrelato, que al final debería quedar abierta porque cada uno cree que lo que debe haber es lo que a uno le gusta. En mi caso, y habiendo llegado al libro con la más entusiasta de las convicciones, lo he encontrado lleno de textos que apenas superan la mera trama, que apenas difieren de lo que sería el resumen del propio texto. Como si le faltara intensidad, lírica, ritmo, un no sé qué de afán literario.
En la línea de esta especie de auto-condena en la que me he metido, os sugiero leer la reseña de Merino en la Revista Leer.
http://paginasdeespuma.com/descargas/berti_LEER.jpg

Saludos
Gabriel

Patricia Nasello dijo...

La vida imposible aún no está en Argentina (o aún no está en Córdoba). Gracias, Fernando, bien dicen que para muestra basta un botón.

Fernando Valls dijo...

Desde luego, Pedro, habría que añadir algunas ramonerías. A ver qué me dice Berti. Esa que tú elijes, por ejemplo, está muy bien.
Gracias también a Patricia y a Gabriel por sus comentarios.

Jordi Masó Rahola dijo...

Uno de los libros de microrrelatos más convincentes que he leído, todos los textos están a un nivel altísimo (como lo está, por otro lado, todo lo que escribe Berti).